Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Gijón llega a lo más alto en Segovia

El piloto Jorge Iglesias gana con el aerostático que lleva el nombre de la ciudad el festival castellano

Jorge Iglesias hincha el globo momentos antes del despegue.

Jorge Iglesias hincha el globo momentos antes del despegue.

“Ha sido totalmente sorpresa, estaba todo muy ajustado”. Lo dice Jorge Iglesias, flamante campeón del Festival de Globos de Segovia como piloto del conocido dirigible con el logo de Gijón. Iglesias, que cuando no está por los aires con su empresa de viajes “Volar en Asturias” lo está, por pura afición, con el Globo “Gijón”, se ha alzado con el primer puesto en un festival celebrado el pasado fin de semana. En el torneo competían otros 14 participantes y el gijonés ha terminado como líder con ventaja: sus 10.240 puntos superaron en 433 al segundo clasificado, el madrileño Javier Tarno. También entre los primeros puestos, en cuarto lugar, también terminó la gijonesa Lucia Iglesias. La organización del certamen distinguió con el premio honorífico al mejor equipo al combinado asturiano, formado por María Lario, Germán Rodero, Jesús Prada, Miriam Pérez y el propio Iglesias. En este caso, lo que se valoró fue la asistencia al globo durante todo el viaje. Paco Bercial, director del torneo, explica que “estuvo muy reñido, porque de los catorce equipos había cinco muy punteros”.

Jorge Iglesias, ayer, durante la entrega de premios en Segovia

Jorge Iglesias, ayer, durante la entrega de premios en Segovia

La estructura de la competición estuvo compuesta por once pruebas divididas en tres vuelos repartidos durante el fin de semana, e Iglesias fue cogiendo ventaja. “El sábado iba segundo, pero ha sido en las últimas pruebas donde se ha acabado de decidir todo”, declara el campeón. “La organización mantiene las puntuaciones en secreto para hacer el torneo más emocionante, por eso sabíamos que podía estar muy ajustado hasta el último momento”, explica el piloto. Este tipo de competiciones no tiene ningún tipo de premio económico, aunque algún patrocinador sí obsequió con regalos a los participantes. “Pero ninguno de los que estamos aquí participamos por dinero, lo hacemos por el gusto de volar”, reconoce.

Las competiciones de globos no se basan en carreras que premien la velocidad, sino que consisten en “juegos en los que lo principal es la precisión”, en palabras de Iglesias, que lo desarrolla así: ”Cada globo despega cuando cree que es el mejor momento, y a partir de ahí tiene que acercarse lo máximo posible a las marcas apuntadas por la organización, volar lo más cerca posible de un punto exacto, tirando un testigo que indica por donde pasaste”.

El globo “Gijón” aterrizando.

A Iglesias lo de volar le viene en la sangre, ya que su padre también era piloto por afición. “Lo de estar por el aire lo heredé de él; volábamos muchos”, recuerda. Ya de adulto, emprendió camino en solitario. “Crecí, me saqué la licencia, y acabé montando una empresa de viajes en globo por todo Asturias”, resume. Sobre el negocio, Iglesias confirma que es un sector “muy en auge últimamente” , y que aunque pensó que la pandemia les iba “a triturar”, el resultado ha acabado siendo el contrario. “Estos dos últimos años han sido los mejores”, supone, porque su sector suele depender más del turismo local que del internacional. “Nos ha venido muy bien que el turismo nacional interno respondiera de una manera tan positiva”, agradece. Jorge Iglesias, que también gestiona la regata “Gijón desde el aire”, anuncia lo que era de esperar: que este año tampoco se celebrara el certamen a causa de la pandemia. “Esperamos poder recuperar esta cita con la ciudad el año que viene”, concluyó.

El próximo objetivo del piloto asturiano es el campeonato de España, certamen que es además clasificatorio para el certamen mundial y que se celebra del 11 al 15 de agosto en Haro, La Rioja. No obstante, a pesar de este último triunfo, Iglesias se muestra prudente de cara a predecir nuevos éxitos. “Es muy complicado, porque hay una persona que lleva ganando diez años seguidos y su lugar de origen y de entrenamiento es Haro, por lo que se conoce el lugar a la perfección”, adelanta Iglesias. El piloto señala que “ las competiciones tienen muchas pruebas para eliminar el factor suerte, por lo que alguien puede tener buena puntería en una de ellas, pero no en todas”. Aún así, puestos a dejar volar la imaginación, quizás el globo “Gijón” acabe una competición mundial. De momento, sigue acumulando premios.

Compartir el artículo

stats