Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

“El éxito de Laboral Centro de Arte no se mide en taquilla”, defiende su exdirectora

Expertos y creadores critican la falta de apoyos a un proyecto “inspirador” pero “incomprendido”: “Sin un plan, habrá consecuencias nefastas”

Por la izquierda, Jaime Luis Martín, Karin Ohlenschläger y Francisco Crabiffosse, ayer, en la Laboral.

Por la izquierda, Jaime Luis Martín, Karin Ohlenschläger y Francisco Crabiffosse, ayer, en la Laboral.

“El problema de Laboral Centro de Arte no es tanto que no hayamos sabido explicar lo que hacemos sino que igual la gente no ha querido o sabido entender. Primaron intereses de otra índole y menos nobles”. Lo dijo ayer, tajante, Karin Ohlenschläger, exdirectora del complejo artística, durante la jornada de debate organizada por el Ateneo Obrero en la Laboral para analizar cuál debe ser el futuro de un centro inmerso en la polémica, alimentada tras la no renovación de Ohlenschläger y de la gerente, Lucía García, el pasado mayo. A juicio de la que fue directora del centro durante cinco años, que Asturias cuente con un espacio que divulgue e investigue el arte contemporáneo es “esencial” para el desarrollo de la región. “Entender el éxito y el fracaso de estos programas no son una cuestión de taquilla, sino de la renovación del tejido cultural y productivo a medio y largo plazo y no de hoy para mañana”, aseveró la especialista.

El debate duró algo más de cinco horas y contó con la presencia de los artistas Román Torre y Pablo de Soto, así como los expertos en arte Francisco Crabiffosse y Jaime Luis Martín y tres figuras políticas: Ricardo Menéndez Salmón (Podemos), Pilar González Lafita (historiadora de arte y exdirectora de la Fundación Municipal de Cultura) y Pablo León Gasalla, director general de Cultura y Patrimonio, que envió su intervención grabada. Luis Pascual, del Ateneo Obrero, compartió la moderación de las mesas con el exviceconsejero de Cultura Jorge Fernández León y con Ángel Alonso Domínguez.

Fue Fernández León, de hecho, el primero en usar su turno de presentación para sentar una base clara: que Laboral Centro de Arte sí nació con unos objetivos marcados y que su plan director tomó como referencia las pautas de otros grandes complejos de su estilo por todo el mundo. “Con una cantidad inmensa de información, análisis de empresas y del entorno cultural, en 2004 este proyecto parecía tener sentido, queríamos crear sinergias y crear una marca, Laboral Ciudad de la Cultura. Y esa marca, hoy, está sin desarrollar”, razonó.

Ohlenschläger mantuvo esta misma línea, y defendió que la región disponga de un espacio de arte contemporáneo no tan centrado en el ocio, para el que entiende que ya existen otros espacios, sino en la “producción de conocimiento” y difusión de una cultura “inspiradora”. Y ante preguntas del público la supuesta falta de apoyo a artistas locales, aseveró: “El dinero del Principado da lo justo para abrir las puertas y no pasar mucho frío en invierno. Los proyectos de producción salen con fondos europeos, y eso implica que no podíamos cercar solo en Asturias el contenido”.

Crabiffosse hizo un breve repaso de la historia del arte gijonés para tratar de exponer cómo el sector se nutrió durante décadas de una innovación ahora “apartada”, y Martín, que también defendió la esencia de Laboral Centro de Arte, recordó que también ha sido “una fábrica de desacuerdos” por artistas e instituciones que “enganchados a lo tradicional”, vieron el proyecto como una “amenaza”. “Ahora, sin un plan y con la convocatoria de plazas de dirección artística y gerencia aplazadas ‘sine die’, habrá consecuencias nefastas”, reclamó.

El diálogo subió de tono con la intervención de Menéndez Salmón, que manifestó que los logros del centro “nunca han estado a la altura del dispendio económico y oscurantismo“ de la institución. “La sensación de los asturianos es de desafecto”, aseguró el político, que puso el Bellas Artes de Oviedo como ejemplo de éxito. González Lafita, por su parte, hizo un llamamiento a la “concordia” y a no entrar en comparaciones “injustas” entre complejos que “tienen objetivos distintos”. A grandes rasgos, ella entiende que el Bellas Artes se encarga de recoger la “creación histórica” y Laboral, la del “debate del futuro”. “Me duele mucho la falta de comprensión. Laboral Centro de Arte ha sufrido muchos recortes y la comunidad autónoma aún no ha desarrollado marco jurídico para la cultura ni que proteja a los artistas en ningún ámbito”, señaló.

El director general de Innovación se suma al patronato


El director general de Cultura y Patrimonio, Pablo León Gasalla, anunció ayer durante su intervención telemática en el debate sobre Laboral Centro de Arte que el patronato de la fundación incorporará de inmediato a Iván Aitor Lucas del Amor, director general de Innovación. “Es un experto en la materia y podrá acercar a Laboral proyectos de innovación”, defendió el político, que anunció también la inminente creación de un consejo consultivo, “previsto en los estatutos pero no constituido de manera regular”, para cuya formación el Principado ya está en negociaciones con artistas y expertos del sector. “Aspiramos a mantener y reforzar el centro de inmediato”, garantizó. El director general puso en valor cómo Laboral Centro de Arte busca “la vinculación de las nuevas tecnologías desde el enfoque artístico y cultural en el que tienen cabida muchas disciplinas” y para las que ya están en marchas varias convocatorias de creación y difusión habituales del complejo. Ahora bien, explicó el político que el Principado “tampoco va a renunciar a otros planes para la adecuada conservación y mantenimiento” de Laboral Centro de Arte, que requiere “una gran inversión”. “Es un proyecto ambicioso y queremos acercarlo a políticas de innovación. La incorporación de Lucas del Amo y el consejo consultivo jugarán un papel fundamental”, señaló. Sin entrar en demasiados detalles sobre cómo se plantea Cultura orientar el complejo, el director general habló de la necesidad de lograr un “centro más abierto, plural e integrador” que aspira a ser “más fuerte” y “único en Asturias”. “Somos muchas las personas las que apostamos por él”, garantizó. En la misma jornada de debate organizado por el Ateneo Obrero, artistas como Román Torre y Pablo de Soto recordaron la existencia de la iniciativa ciudadana en defensa del centro, que ha aglutinado ya miles de firmas, así como que el patronato debería ceder un mayor protagonismo a los creadores. “No tiene mucho sentido que a ellos se les pida 30.000 euros cuando el Puerto de Gijón está en el patronato y no pone de un euro. Hay que repensar un poco el modelo”, reconoció la exdirectora Ohlenschläger.

Compartir el artículo

stats