Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El plan de barrios degradados, paralizado por los altos precios del material de obra

Las constructoras se desligan de proyectos con un presupuesto que no les llega | Urbanismo encara ya modificar las bases del programa

Viviendas de la Obra Sindical de Contrueces. | Ángel González

Viviendas de la Obra Sindical de Contrueces. | Ángel González

La tensión y los problemas vuelven al programa municipal para la rehabilitación de barrios degradados. El desorbitado incremento de los precios de los materiales de construcción, que se han disparados en los últimos meses, es la razón última de que las constructores se estén desvinculando de los proyectos ya en marcha abocando a su paralización. El Ayuntamiento se está encontrando, por un lado, con procesos de licitación que acaban teniendo que declararse desiertos al no completar las empresas los procedimientos para llegar a la adjudicación final de la obra y, por otro, con adjudicaciones ya realizadas pero en las que la empresa seleccionada se echa atrás antes de firmar.

El problema es el mismo: a las empresas las cuentas no les salen con los nuevos precios del material. Y el Ayuntamiento carece de margen de maniobra para poder ampliar el presupuesto tal y como están redactadas las bases de la convocatoria de esas ayudas. Así las cosas, la opción de la concejalía de Urbanismo, que lidera Dolores Patón, es encarar una modificación de esas bases para intentar dar respuesta al problema. Que no es pequeño. La licitación de los trabajos en la Sindical de Contrueces ya ha quedado desierta en dos ocasiones. El mismo punto al que ha llegado la tramitación de las fases 3 y 4 de Inuesa, en Tremañes, cuando la UTE que había sido seleccionado por tener la mejor oferta no llegó a completar la documentación requerida. Por su parte, la adjudicataria de la reforma de Monte Areo, en Monteana, se reunía esta misma semana con técnicos de Urbanismo para explicarles que no podían afrontar la obra en esas condiciones. Visto el panorama, Urbanismo ha optado por no sacar a licitación todavía la siguiente fase de Portuarios hasta no tener las cosas claras.

“Hemos tenido un encuentro con la patronal, con CAC-Asprocon, y nos van a hacer un informe sobre la situación del mercado y los problemas que se están encontrando y también hemos tenido una reunión con el departamento económico y de contratación del Ayuntamiento para ver cómo afrontar la modificación de las bases en los tiempos más cortos posibles”, explica la concejala de Urbanismo, Dolores Patón, que también tiene previsto reuniones con las comunidades de vecinos implicadas para explicarles el problema y las soluciones en las que se está trabajando.

“No es un problema de los vecinos, tampoco es un problema achacable a la administración y no podemos culpar a las empresas que lógicamente tienen que buscar una rentabilidad. Toca remar y buscar una solución. Es una prioridad absoluta para nosotros”, concreta la concejala. El objetivo es poder tener cambiadas las bases antes de final de año para tener todo solucionado antes de final de año y retomar las licitaciones.

El plan de barrios degradados fue la aportación del gobierno de Carmen Moriyón a los históricos programas municipales de apoyo a la rehabilitación de vivienda con subvenciones a la reforma de fachadas y la eliminación de barreras arquitectónicas, el popular plan de ascensores. El programa nació con la actuación en los bloques de viviendas de la calle Francisco Eiriz, en Jove. Su desarrollo a lo largo de los años obligó a realizar varias modificaciones de las bases para solventar problemas de todo tipo: desde el impacto fiscal en los vecinos por el cobro de unas ayudas millonarias a los criterios para la selección y contratación de las empresas que hacían las obras.

Al llegar a la Alcaldía de Gijón, el nuevo equipo de gobierno se encontró pendiente de ejecución dos fases tanto de los planes de Inuesa (Tremañes) como de Portuarios, las cuatros de la Obra Sindical de Contrueces y las cinco de la urbanización de “Monte Areo” en Monteana. En total un compromiso económico de algo más de 23,9 millones. La Junta de Gobierno daba luz verde en septiembre del año pasado alas primeras fases de Contrueces y Monteana, con un presupuesto de 2,1 y 1,1 millones, respectivamente. Además, la modificación presupuestaria en base al recurso a un préstamo de veinte millones incluía 4,6 millones para pagar las anualidades comprometidas para este año en las cuatro operaciones comprometidas.

“Si el problema con las ayudas a fachadas que heredamos era gravísimo, un muerto viviente para cualquier Corporación; el de los barrios degradados también lo es. Pero aunque nosotros (por el actual equipo de gobierno) no diseñamos esas bases hay un compromiso con los vecinos y toca coger el toro por los cuernos”, explicó la edil socialista de Urbanismo.

En los ultimo meses la subida media de los materiales oscila entre el 25 y el 30%, aunque hay algunos productos que han doblado o triplicado su precio de hace un año. Los materiales son más caros, los precios van subiendo de semana en semana generando una total incertidumbre en las empresas y, en algunos casos, resulta imposible encontrar ciertos productos en el mercado a un precio razonable. Del problema, general a nivel nacional, ya se había alertado desde la patronal del sector que ha llegado a augurar una paralización masiva de obras.

Compartir el artículo

stats