Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

“Me salvó el casco”, asegura el agredido por llevar la bandera de España en la moto

La Policía investiga la versión de los cuatro menores implicados, que niegan haber llamado “facha” a la víctima y la culpan del incidente

Policía Local de Gijón

Policía Local de Gijón

“Me salvó el casco, que tiene unos meses; con el viejo no sé qué habría pasado, porque las patadas iban directas a la cabeza”. Así lo cuenta el hombre que fue agredido en la tarde del miércoles por la tarde en el entronque de Ezcurdia con Juan Alonso después de que, presuntamente, un grupo de jóvenes le asaltasen al grito de “facha” por llevar un distintivo con la bandera de España en su motocicleta. No obstante, su versión y la de los presuntos autores del ataque se contradicen. El agredido defiende que los jóvenes le increparon al ver el distintivo y, los investigados, que el hombre se les encaró primero y trató de arrollarles.

El agredido sostiene que estaba en el semáforo más próximo al entronque cuando unos jóvenes comentaron algo así como “mira que lleva ahí ese facha”. “Yo contesté, y les dije que si les molestaba la bandera nacional, nada más. Al segundo vi que ya tenía a dos delante y que querían liármela”, relata la víctima. “Uno me empujó y otro me cortó el paso, creo, y yo intenté acelerar y seguir mi camino, pero acabé en el suelo, me tiraron”, añade. El incidente no le produjo lesiones, más allá de una herida en un codo y dolor de espalda. “Pero me sorprendió la violencia tan gratuita por algo tan absurdo”, cuenta el afectado.

Los implicados son cuatro jóvenes que circulaban en bicicleta. Son menores de edad, salían de una tienda de bicicletas de la calle Ezcurdia en busca de un recambio para una bici, y el dueño les explicó que la pieza que buscaban tendría que encargarla. “No sé qué pasó después, pero aquí parecían tranquilos. Luego volvieron diciendo que un señor había atropellado a uno de ellos. Dentro de la tienda no pasó nada”, explica el dueño del taller de bicicletas del que salieron los jóvenes. También está acreditada la propia agresión, de la que hay varios testigos, entre ellos, un hostelero que auxilió a la víctima. “Se los quité de encima como pude, estaban muy alterados”, relató a este diario.

Los jóvenes, en cambio, testificaron que, como salían frustrados de la tienda de bicicletas, uno de ellos dijo algo como “vaya país de mierda”, lamentándose de la falta de piezas, y que el motorista primero les increpó a ellos reprochándoles el comentario y luego, ya en plena discusión, arrolló a uno de ellos. La Policía Nacional, que busca nuevos testigos para conseguir versiones “imparciales” de lo sucedido, sí detectó daños de una de las bicicletas, pero podrían responder a la encerrona que alega el agredido. La víctima cuenta que el distintivo de la bandera es un lazo con el eslogan “Virgen de Covadonga, protégeme”. “Un simple lazo colgado en la agarradera de atrás, ni siquiera algo vistoso. Pero, bueno, yo creo que sí que me protegió”, concluye el denunciante.

Reacciones políticas

La agresión ya ha provocado reacciones políticas. “España, el único país donde portar una bandera del propio país te puede reportar problemas. Una pena que estas cosas pasen en nuestra ciudad”, se lamentó el forista Pelayo Barcia. “Supongo que toda la izquierda saldrá a la calle por este flagrante delito de odio”, ironizó Eladio de la Concha, de Vox, que condenó la “lamentable” agresión.

Compartir el artículo

stats