Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Armón da el gran salto con un buque pionero

La construcción del “Blue Eagle” para los mexicanos de Durandco sitúa al astillero como referente del sector naval petrolero

El "Blue Eagle"

El "Blue Eagle"

Será el barco más moderno del sector petrolero en México y es el primero de su estilo equipado con un sistema de propulsión híbrida con diesel y electricidad, lo que le permite ser sostenible con el medio ambiente. Mide 32 metros de alto, 25 de manga, 106 de eslora. Tiene gimnasio, un sistema de posicionamiento inteligente que evita el riesgo de hundimientos, un helipuerto. Y se fabricó en Gijón. El bautizado como “Blue Eagle”, el gran buque petrolero que partirá en pocas semanas rumbo a México tras meses gestándose en la sede local de Armón, marca un antes y un después para los astilleros gijoneses.

El recién terminado buque, que generó más de 2.000 empleos y fue bautizado en presencia de sus dueños mexicanos de Durandco este viernes, es uno de los llamados FPSO, (del inglés Floating, Production, Storage and Offloading), que es como se denominan a las instalaciones flotantes basadas en el casco de un gran buque petrolero que tienen como función almacenar y descargar petróleo.

Pie de fotoxsad asdasdasd asdasdasdasd asdas dasdasd xxxxxx. | firma

El barco, explican sus constructores, es peculiar por dos grandes rasgos: su citada propulsión híbrida, lo que hace que sea “el primero de su tipo 100% respetuoso con el medio ambiente”, y su llamado “sistema de posicionamiento dinámico tipo 3” o DP3. Esto permite que, en caso de una gran avería o incendio en la base petrolera, el buque se mantenga en su posición, sin moverse ni hundirse –con el riesgo de provocar vertidos y poner en peligro a la tripulación– de forma inmediata, permitiendo una intervención controlada. “Aunque seguro que no es necesario”, bromean desde Armón.

A medida y contrarreloj

La negociaciones entre Armón y Blue Marine, empresa del grupo Durandco, empezaron, en realidad, en 2015, pero por entonces no se llegó a pactar ningún encargo. Las dos empresas, no obstante, siguieron en contacto y los mexicanos siguieron de cerca las entregas de buques construidos en Gijón. El pacto del “Blue Eagle” se cerró a mediados de 2019, dándose inicio a un proyecto para el que Armón apenas tenía referentes. Los astilleros explican que el barco fue hecho “a medida” y tras una compleja hoja de ruta que implicó la subcontratación de parte del proceso. Por ejemplo, un astillero de Turquía se encargó de la construcción del casco, la parte menos laboriosa a nivel técnico, para poder cumplir los ajustados plazos previstos.

El “Blue Eagle” tiene más cifras desorbitantes, como que para su construcción se necesitaron 375 kilómetros de cable, 30.000 metros de tubería y 4.612 toneladas de acero, y tiene una autonomía para navegar sin parar durante 80 días. Para llegar a México necesitará 19. Lo hará en unas semanas, cuando supere las últimas pruebas de navegación en Armón, un astillero que acaba de dar un paso de gigante y ha puesto a Gijón en el mapa de la industria naval.

El buque “Blue Eagle”

Datos técnicos. Pesa más de 10.000 toneladas, mide 106 metros de eslora y 32 de alto, tiene gimnasio, grandes cocinas, estancias para una tripulación de hasta 80 personas y un helipuerto. Es un FPSO, un gran buque petrolero de tecnología avanzada.

El comprador. Lo encargó la empresa mexicana Blue Marine, propiedad del gran grupo industrial Durandco, en pleno crecimiento en el sector. Con esta compra, se alza con el buque más moderno del país.

Peculiaridades. Es el primero de su estilo sostenible con el medio ambiente por ser de propulsión híbrido y es capaz de mantenerse en su posición en casos de averías.

Compartir el artículo

stats