Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Urbanismo diseñará una nueva ordenanza de terrazas para agilizar las tramitaciones

El cambio, que se encarará tras el verano, busca poner fin a continuas modificaciones de licencias y se negociará con el sector y los vecinos

Clientes en una terraza hostelera de la zona del Molinón. | Marcos León

Clientes en una terraza hostelera de la zona del Molinón. | Marcos León

La concejalía de Urbanismo, que encabeza la edil Dolores Patón, ya tiene clara una de las tareas que encarará tras el verano: revisar la ordenanza municipal de terrazas. Una necesidad que no se vincula a la situación excepcional de ampliación de espacios de uso hostelero en la vía pública y exenciones de pago y cumplimiento de las condicionales de la normativa con las que se buscó favorecer a los hosteleros frente al duro golpe que les supuso el cierre de sus locales por la pandemia. La idea es reordenar criterios y, sobre todo, buscar mecanismos que agilicen las tramitaciones. Ahora mismo cada modificación de las condiciones de la terraza, en cuanto a los distintos elementos que la integran, supone un ir y venir de documentación que castiga tanto al hostelero como al propio Ayuntamiento, bloqueando su gestión.

“Esta es una ciudad muy grande y con mucha hostelería. Vivimos en la calle y nos gusta el ocio en el bar así que son muchas terrazas. Tenemos que arbitrar un sistema para intentar evitar las constantes modificaciones. Ver, por ejemplo, como al emitir la licencia se puedan fijar unos máximos. Lo que no puede ser es que se haga una solicitud para cinco mesas y tres sombrillas y luego si se quieren poner dos mesas y una sombrilla más haya que volver a solicitarlo”, explica la concejala de Urbanismo. “No podemos generar continuamente expedientes y expedientes sobre lo mismo”, sentencia la edil, que achaca a esa fórmula de trabajo, con las terrazas pero también con otro tipo de cuestiones, parte del atasco y el retraso en las concesiones de licencias que se le achacan a su departamento.

En el caso de las terrazas, su idea es ponerse a ello en otoño y después de recopilar las demandas del sector, algo en lo que ya están trabajando. “El proceso será una nueva ordenanza que tenemos que estudiar en un contexto de normalidad. Tendremos que escuchar al sector hostelero pero también conciliar y eso supone hablar con los vecinos ”, explica Patón, que abre el espacio de debate a los grupos municipales.

La actual ordenanza reguladora de la instalación de terrazas de hostelería en la vía pública está fechada en 2013. Allí se fijan las condiciones de instalación y sus variables según sean zonas sin consideración especial o zonas de interés estético. Además, se plantea la opción de tener licencia de terraza para todo el año o por uno o varios periodos de los cuatro en que se divide el ejercicio. Para ver la envergadura de la situación, hay que tener en cuenta que hay una media de 400 autorizaciones de oficio cada ejercicio para locales que tiene la terraza todo el año. Luego llegan cientos de peticiones de todo tipo a lo largo de los meses. A nivel de ingresos, el Ayuntamiento, en condiciones normales, ingresa alrededor de un millón de euros al año por las terrazas.

A ese trabajo de futuro, Urbanismo ha sumado un esfuerzo de presente agilizando trabajo para poner al día todas las peticiones de licencias que permitieran a los hosteleros aprovechar el movimiento del verano desde el uno de julio. Todas las solicitudes nuevas han sido respondidas ya y ahora mismo se están ultimando las solicitudes de modificación. En mayo, Foro denunciaba que había cien negocios a la espera de trámites para usar la terraza.

A la espera de la respuesta final para las ayudas a hosteleros sin mesas en la calle


Las excepcionalidades de la pandemia han llevado al Ayuntamiento de Gijón a impulsar, desde el marco de la concertación social, varias medidas de apoyo a la hostelería. Ahora mismo está abierto el plazo de estudio de las reclamaciones al listado provisional de aprobaciones de las ayudas directas –un pago único de 700 euros– diseñadas para apoyar a los hosteleros sin terraza, y que finalmente se abrió a otros colectivos como feriantes, agencias de viajes o gimnasios. En breve saldrá el listado definitivo. En todo caso, la convocatoria no ha estado a la altura de las expectativas. El reto era poder alcanzar a unos 1.700 negocios locales de estas características. Solo se recibieron 700 solicitudes pese a una simplificación de la fórmula de peticiones para evitar los problemas de la primera convocatoria de ayudas. En la primera selección se dio el visto bueno a 511 solicitudes, que ya tienen garantizados esos 700 euros. El resto deben completar alguna petición de documentación.

Compartir el artículo

stats