“Creemos que el Ayuntamiento ha hecho los informes a medida para verse obligado a tener que conceder la licencia”. Así de tajante se mostró ayer Félix Gómez, presidente de la Asociación de Vecinos Santo Tomás de Granda, tras conocer que el gobierno local concedió definitivamente la licencia para la construcción de una ITV en la parroquia. Acto seguido, anunció que los residentes en la zona acudirán a la Justicia para que se “imponga el sentido ante esta sinrazón y obstinación”. En la misma línea se expresó Pilar Granjo, portavoz de la plataforma ITV en Granda No. “Ir a los juzgados es la única vía que nos queda para apelar al sentido común, que parece que se ha perdido”, dijo. Tras la publicación de los correspondientes informes técnicos, medioambientales y de movilidad, todos ellos favorables, desde el Ayuntamiento se hizo hincapié en que, “si no se concede la licencia, se incurriría en un delito de prevaricación”. Los vecinos de Granda piensan, sin embargo, que el Consistorio “ha estado más pendiente de los problemas que le conllevaría no conceder la licencia que de la realidad de los hechos y los ciudadanos afectados”.

La parcela en la que se construirá la polémica ITV de Granda está calificada como suelo industrial en el Plan General de Ordenación y, por tanto, “permite este tipo de instalación”, dicen fuentes municipales. Desde el Ayuntamiento recuerdan que “el gobierno municipal consideró oportuno ofrecer alternativas para contribuir a resolver la situación y minimizar los perjuicios a todas las partes implicadas”. Pero insisten en que la licencia “es un acto reglado sujeto a la normativa urbanística”. Según la Consejería de Administración Autonómica, Medio Ambiente y Cambio Climático “no hay indicios documentales de que el suelo donde se instalará la ITV esté contaminado”, y los servicios municipales de Urbanismo y Movilidad, en los informes técnicos elaborados, concluyen que “el aumento de tráfico que generará la ITV no supondrá un problema significativo para el resto de usuarios”. “Nosotros sí creemos que supondrá un problema y no porque esté ubicada en la parroquia de Granda, sino por el lugar concreto en el que se pretende hacer, sin accesos adecuados, y con un aumento del tráfico que alterará la vida del entorno y provocará conflictos y accidentes”, declaró el presidente de la asociación de vecinos. Para los residentes de Granda esta concesión del Ayuntamiento no supone ninguna sorpresa. “Desde la reunión con la Alcaldesa ya sabíamos que no lo iban a parar, lo dijeron bien claro”, apuntó Granjo. “Los vecinos no nos vamos a dar por vencidos”, remató.