Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Neoalgae usa hongos y algas para desarrollar alimentación animal

La empresa participa en un programa para reducir los antibióticos en la ganadería

Mario Blanco, técnico de producción de Neoalgae, en la planta de cultivo de microalgas de Gijón.

Mario Blanco, técnico de producción de Neoalgae, en la planta de cultivo de microalgas de Gijón.

A raíz de la necesidad de reducir el uso de antibióticos en la ganadería ha surgido el proyecto Micoalga-Feed, de la compañía gijonesa Neoalgae Micro. Esta iniciativa consiste en el desarrollo de piensos suplementados con hongos y microalgas que posean capacidad antibiótica, inmunomoduladora y antiinflamatoria que puedan ser utilizados en granjas de crecimiento de pollos. “Primero se diseñarán y desarrollarán materias primas a base de hongos y microalgas con el que desarrollaremos un pienso piloto que se probará en una batería de ensayos en vivo en una granja experimental”, explica María Álvarez, responsable del área de proyectos de la firma, especializada en el desarrollo de productos a partir de microalgas y que formará parte de manera activa en esta innovación alimenticia para la ganadería. También lo hará la Universidad de Oviedo. “Nosotros tenemos un peso importante porque somos los que producimos ingredientes a partir de las microalgas, y desde la Universidad trabajarán en la asesoría del cultivo”, explica la trabajadora.

A nivel mundial, se prevé un aumento del uso de antibióticos en la ganadería de un 67% entre 2010 y 2030, unos datos que contrastan con la actitud de la sociedad, que cada día se encuentra más concienciada con el bienestar animal y que exige productos que aúnen sostenibilidad y calidad. A lo largo de todo el proceso se realizarán controles productivos, epidemiológicos, clínicos, y del estado del sistema inmunitario de las aves. En base a los resultados obtenidos, se seleccionarán y clasificarán los piensos por grados de eficacia. “El objetivo inicial es desarrollar este pienso para granjas de pollos, pero a largo plazo nos gustaría extenderlo a más especies animales”, confía Álvarez.

El proyecto está integrado por un equipo multidisciplinar que cuenta con un total de 12 participantes entre miembros solicitantes, subcontratados y colaboradores y está cofinanciado en un 80% por el Fondo Europeo Agrícola de Desarrollo Rural (FEADER) de la Unión Europea y en un 20% por el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación, en el marco del Programa Nacional de Desarrollo Rural 2014-2020.

Compartir el artículo

stats