Un vecino de Gijón, de 38 años y con múltiples antecedentes, resultó detenido a manos de la Policía Nacional acusado de robo en una gasolinera de la zona Oeste de la ciudad. La vendedora, según relató después a los agentes, sospechó de un cliente que aseguraba que la máquina de pago automático le había retenido 20 euros. Exigía su devolución y se negaba a abandonar el local. Presuntamente, y mientras la mujer atendía a otras personas, el varón accedió a la caja registradora, de la que sustrajo casi 600 euros de recaudación. Las cámaras de seguridad del establecimiento permitieron corroborar las sospechas e identificar al individuo.