Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Rechazo frontal del Colegio de Arquitectos a los cambios de movilidad junto a El Molinón

El plan municipal es “incompleto e inexacto” por obviar que la zona es un polo estratégico de dotaciones y parking disuasorio, avisan los expertos

Ciclistas por el “cascayu” con peatones en el paseo tradicional del Muro, al fondo. | Marcos León

Ciclistas por el “cascayu” con peatones en el paseo tradicional del Muro, al fondo. | Marcos León

El Colegio Oficial de Arquitectos de Asturias considera que las propuestas del Ayuntamiento para el entorno del Molinón amparadas en el estudio de pacificación y movilidad sostenible diseñado por la firma Iceacsa pueden ser “contraproducentes para la transformación de la movilidad” en la zona y en toda la ciudad. ¿Por qué? Desde la entidad colegial que preside Alfonso Torre, –y a partir de un estudio elaborado por el grupo “Hablemos de Gijón” que integran 39 colegiados– se asegura que ese estudio está “incompleto”, es “inexacto” e “injustificado”. A partir de esa negativa descripción no pueden darse por idóneas sus alternativas.

De todo ello dan cuenta en un informe remitido, junto a otra docena de estudios de todo tipo, a los miembros de la comisión que debe definir el diseño futuro del Muro de San Lorenzo. El Colegio de Arquitectos, por decisión municipal, preside este espacio de participación con presencia política y social. La comisión tiene su próxima cita el 2 de septiembre.

En el asunto del entorno del Molinón, la queja que el Colegio presenta, y que también trasladó al Ayuntamiento a modo de sugerencias, es que el documento de Iceacsa es un estudio que se limita a plantear alternativas simplemente en base a parámetros de funcionamiento del tráfico rodado y sin tener en cuenta la condición estratégica de ese espacio como polo dotacional, con equipamientos deportivos, comerciales, escolares, sociales, verdes... y como aparcamiento disuasorio en la zona este. De hecho, la entidad colegial entiende que hay que potenciar su función estratégica de intercambiador modal de transporte y más si en el horizonte está la idea de transformar todo el frente marítimo del Muro. Tampoco se olvidan de otros proyectos en el área como la renaturalización del río Piles que entienden no se debe obviar.

En cuanto a las críticas concretas al estudio de pacificación se le considera incompleto “por no contemplar la avenida del Molinón (ahora incorporada al parque Isabel la Católica) en el estado previo a su cierre y su influencia en la movilidad de ese entorno”, inexacto por tener “imprecisiones en las medidas de las secciones tipo de algunos tramos que invalidan las alternativas que estudia y asume” e injustificado “al llegar a conclusiones sin el soporte adecuado”.

También es crítico el Colegio al ir desgranado la efectividad de las alternativas que el estudio del Molinón ofrece para viales tan importantes de toda el área como Torcuato Fernández-Miranda, Doctor Fleming y José García Bernardo. Se afea, por ejemplo, que se hable de la creación de un gran eje peatonal entre Cimadevilla y El Molinón cuando “ya existe y es de dimensiones generosas” en referencia al propio Muro. Y con la vista puesta en Torcuato Fernández-Miranda entienden que hay opciones para mejorar la traza del carril bici sin cambiar los anchos de acera y critican que no se tenga en cuenta el problema de falta de conexión con el aparcamiento del Palacio de Deportes al priorizar su tramo final sobre el vial que lleva el nombre de Quini.

La pérdida de aparcamientos también preocupa al colectivo de arquitectos que no entiende la alta eliminación de plazas en Doctor Fleming para potenciar el tráfico peatonal –entienden que se podía conseguir el mismo objetivo quitando 210 que son menos de la mitad prevista en todo el entorno– o que se de por bueno eliminar 72 en el parking del Molinón para mejorar sus circulaciones interiores. El estudio de Iceacsa, que ahora mismo está vinculado al diseño del Plan de Movilidad de Gijón 2021-2030, plantea como alternativa a esa pérdida de unas 400 plazas un aparcamiento en altura con esa capacidad en la trasera del Palacio de Deportes. “Sin estudiar que estaría a 700 metros del edificio más cercano de Torcuato Fernández-Miranda, a 1.400 del edificio más próximo del barrio de La Arena y a 650 de la parada de autobús”, justifica el Colegio para plantear la necesidad de una reflexión sobre el transporte público para que ese aparcamiento fuera útil ya como aparcamiento de residentes, ya como aparcamiento disuasorio.

Compartir el artículo

stats