Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Isaac Sánchez Cuervo Director general económico-financiero del Ayuntamiento de Gijón

“Las devoluciones de plusvalía se estiman en dos millones; aún no hay sentencias”

“Ya sumamos 40 millones al presupuesto prorrogado y nos quedan 6,2 de remanente, parte para las necesidades de las empresas municipales”

Isaac Sánchez Cuervo, a la puerta de su despacho en la concejalía de Hacienda. | Ángel González

Isaac Sánchez Cuervo, a la puerta de su despacho en la concejalía de Hacienda. | Ángel González

Isaac Sánchez Cuervo lleva al frente de la Dirección General Económica-Financiera desde agosto de 2019. Entonces, le tocó diseñar el primer presupuesto que reflejara las propuestas del nuevo gobierno municipal de la izquierda. La pandemia lo cambio todo. Las prioridades y el escenario, que este 2021 pasó a ser de prórroga presupuestaria.

–La Autoridad Fiscal (Airef) acaba de alertar de que el Ayuntamiento de Gijón podría acabar el año en déficit, ¿estamos en problemas?

–Hablan de la posibilidad de entrar en un déficit de dos millones en base a una estimación de ingresos. Son datos que nosotros le hemos proporcionado y donde no hemos computado, que podíamos haberlo hecho, los cinco millones que hemos recibido para Emtusa de aportación extraordinaria al transporte. Están cobrados y no imputados por lo que con esa imputación el resultado sería positivo.

–¿Cinco millones que cobra el Ayuntamiento o Emtusa?

–El Ayuntamiento, que fue quien solicitó la subvención

–¿Y se van ya a Emtusa?

–A finales del año pasado le hicimos una aportación extraordinaria a Emtusa de 3,4 millones condicionada a esta subvención. Emtusa tendría ahora como saldo neto la diferencia entre esos 5 millones y los 3,4 que le adelantó el Ayuntamiento. Ahora la empresa debe valorar si necesita una aportación extraordinaria, que todo parece indicar que sí, y nosotros se la transferiríamos de ese sobrante. Si su necesidad fuera superior el resto lo sacaríamos del remanente líquido de tesorería para gastos generales.

–¿Cómo está el panorama presupuestarias al cumplirse medio año de un ejercicio en prórroga?

–Teníamos un remanente de 30,4 millones. Ya hicimos modificaciones por un importe de 20, más cuatro millones que utilizamos en incorporaciones. Son unos 24 millones así que nos quedan unos 6,2. Además, hicimos una modificación por 20 millones a cargo de un préstamo. La prórroga partía de 207,9 millones y ya estamos en 247,8 millones: más de los 233 millones que fue el presupuestos del año 2020.

–¿La experiencia les ha demostrado que hicieron bien al optar por la prórroga?

–Sí, era lo correcto. Primero por la incertidumbre con los ingresos y luego porque en aquel momento, con un ahorro neto negativo, no se nos permitía acudir a préstamo.

–¿Tener que ir a modificaciones ralentiza mover el dinero?

–Llevamos once modificaciones, tanto de Alcaldía como de Pleno. ¿Ralentiza? Algo, por ejemplo en las inversiones. Tuvimos que ir a tutela financiera y eso nos retrasó un poquito llevar al Pleno el préstamos para las inversiones.

–¿Tutela del Principado?

–Sí, en la liquidación final del presupuesto del año pasado nuestra capacidad financiera salió negativa en 1,3 millones por el impacto de la plusvalía. Habíamos estimado que fuera positiva pero en el último momento el Ministerio de Hacienda nos obligó a contabilizar todas las demandas que hay presentadas por la plusvalía. Hubo que contabilizar ese riesgo, independientemente de que luego se ganen o no las sentencias. Con todo, ahora mismo tenemos en marcha el presupuesto prorrogado y todas las modificaciones relativas a inversiones, convenios nominativos y subvenciones.

–¿Para que se guardan esos 6,2 millones de remanente?

–Necesitamos dejar un fondo de contingencia para las empresas municipales, sobre todo para Emtusa que es la que lo puede necesitar. Y luego necesitamos una reserva táctica para lo que pueda ir surgiendo.

–Como comprar la finca de La Formigosa...

–Por ejemplo, aunque técnicamente aún no está comprada. Lo que hemos hecho es un depósito del 25% de los 8,5 millones del valor de la adquisición para iniciar el proceso de compra con la Tesorería General de la Seguridad Social. Se va a pagar con dinero del patrimonio público del suelo. Si no llega, tiraremos de remanente.

–¿Servicios Sociales les ha dado menos quebraderos de lo previsto?

–Ellos cerraron el pasado ejercicio con un remanente de unos 7 millones y con eso están cubriendo sus necesidades. Hasta la fecha no han solicitado dinero.

–¿Qué va a pasar con ese dinero que está quedando sin gastar de las convocatorias de ayudas económicas del pacto de concertación “Gijón Reinicia”?

–Efectivamente hay convocatorias que no han tenido el éxito esperado pero ese dinero no se pierde. Queda en el saldo de la partida para las actuaciones que considere la mesa de concertación. Ya lo hicimos, por ejemplo, con el dinero del programa 3x2 de hoteles. Sobró un dinero que se volverá a utilizar para la misma finalidad modificando las condiciones según pacte la mesa de concertación.

–¿Cómo va la recaudación de ingresos? ¿El covid golpea también al Ayuntamiento?

–No hay un descenso muy marcado. No nos hemos llevado muchos sobresaltos, falta ver como evolucionan las sentencias de plusvalía.

–¿Será un golpe duro?

–El efecto que pueda tener para el presupuesto del 22 rondará los dos millones de euros.

–Que tendrán que devolver..

–Sí, pero que quede claro, es una estimación, no hay sentencias.

–A la hora de ir haciendo números, ¿cómo va a repercutir la posible llegada de los fondos europeos de transformación y resiliencia?

–Contablemente el tratamiento depende de si llegan este año o el que viene. Si llegan éste habría que hacer una generación de créditos tirando del remanente porque hay que meter la aportación municipal. Es decir, si por ejemplo nos llega un proyecto de 100.000 euros que lleva una confinación del 90% eso supone que hay 10.000 euros que debe aportar el Ayuntamiento y eso debe venir del remanente. Por eso la necesidad de tener un fondo técnico de reserva. No nos podemos despistar.

–¿Y qué hay de todas esas opciones que publicita el Ministerio de Hacienda en favor de las corporaciones locales?

–Con el Ministerio hay tres cosas. La primera es la previsión de que las transferencias a cuenta para 2022 se incremente un 13%. La nuestra del año 21 es de 79,7 millones y con esto podríamos sumar diez millones lo que nos permite enfocar desde otro punto de vista el anteproyecto de presupuesto. Luego está el anuncio de la compensación de la liquidación negativa del año 20 y, como tercer elemento, una cobertura para la compensación del IVA del año 2017 que se adeuda a las entidades locales.

–¿Cómo va el pleito con Hacienda por el IVA que le reclama a Emtusa?

–El pleito no empezó. Emtusa tiene que presentar un aval bancario por los 1,4 millones que le reclaman y nosotros como Ayuntamiento le avalaremos para que deposite esa garantía.

–Ya es momento de preparar las ordenanzas y los presupuestos del año que viene. ¿Cuales son las lineas estratégicas?

–Ahora mismo estamos en el proceso de recoger las peticiones de todas las concejalías. Las directrices son políticas, las tiene que marcar el equipo de gobierno. Y con ellas elaboraremos un proyecto procurando que sea lo más realista posible y lo más expansivo posible. Un presupuesto que de la mayor respuesta a la pandemia pero visualizando ya una posible recuperación económica. Intentaremos conjugarlo todo.

–Creo que sí, teniendo en cuenta que hablamos de un promedio que ronda los 20 días. Es cierto que la Intervención tiene que hacer sus labores de fiscalización y a veces supone un pequeño cuello de botellas, que intentamos solucionar con la puesta en marcha de la fiscalización limitada previa y control financiero.

–Se ha aprobado un plan estratégico de subvenciones, ¿va a garantizar a las entidades el cobro de las ayudas sin sobresaltos?

–Es un documento de intenciones que no genera ninguna obligación con las entidades en él recogidas, ni con esos importes. Las obligaciones reales irán en el presupuesto que se apruebe cada año. Creo que alas entidades les va a dar seguridad en cuanto se refleja que el Ayuntamiento tiene la intención de colaborar con ellas durante la vigencia de ese plan.

“El plan de subvenciones no obliga, refleja unas intenciones”

–¿Es buen pagador el Ayuntamiento?

Compartir el artículo

stats