Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Gijón recuerda a las treces rosas con diez flores por cada una de las mujeres fusiladas en el franquismo

El PSOE organiza un acto en memoria de las víctimas de la dictadura y asesinadas hace 82 años

5

Ofrenda floral por las trece rosas Ángel González

Las calles de los barrios de Gijón se llenaron ayer de flores. Concretamente 130 rosas, diez por cada una de las trece mujeres fusiladas la noche del 5 de agosto de 1939 por sus ideales republicanos, las trece rosas. El homenaje a la memoria de estas mujeres fue organizado por la agrupación socialista de Gijón y el grupo municipal del PSOE y contó con la presencia de la concejala de Memoria Histórica, Salomé Díaz.

“Se nos ocurrió repartir 130 rosas para que llegaran a los distintos barrios. Es algo muy gráfico y representativo”, explicó Alberto Ferrao, secretario de Memoria Histórica de la agrupación socialista, que ayer se encontraba repartiendo flores en el entorno de la playa de Poniente. Desde las seis de la tarde miembros de la agrupación se repartieron por Cimadevilla, El Natahoyo, La Arena, El Coto, Pumarín, El Llano y la avenida de La Constitución para entregar las flores a los viandantes. Atado a cada rosa se encontraba un mensaje con frases de los descendientes de las mujeres recordando las penurias que pasaron en sus últimos días.

“El último deseo de aquellas mujeres jóvenes fue que no se borrase su historia. La mayoría de la gente a la que nos acercamos la conoce y eso es muy buena señal”, afirmó Iván Fernández Ardura, secretario de la agrupación. El reparto de rosas, sin embargo, fue una idea improvisada después de que la pandemia obligase a cancelar un acto institucional que tenían programado en la sede del partido.

“Conocía la historia, pero supe que el día era hoy porque lo leí en la prensa. Me parece una iniciativa bonita”, comentó Julio Gómez, tras aceptar una rosa cuando paseaba con su pareja, Luis Trancón, quién recalcó que “es importante que no caiga en el olvido”. Coincidió con él Angelina Rodríguez, una zamorana que pasa el verano en Gijón y recibió una rosa en Poniente. “Es estupendo que se las recuerde pero me hubiese gustado ver algún acto más como un teatro en la calle”, sugirió Rodríguez, militante feminista y nieta de un combatiente de la guerra.

Compartir el artículo

stats