Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Colas en la apertura de puertas del primer día de la Feria de Muestras

La cita ferial, que vuelve a abrir sus puertas tras el parón del pasado año por el covid, se prolongará hasta el próximo 22 de agosto

Colas en la apertura de puertas del primer día de la Feria de Muestras 2021

Colas en la apertura de puertas del primer día de la Feria de Muestras 2021 Román García

Para ver este vídeo suscríbete a La Nueva España o inicia sesión si ya eres suscriptor.

Colas en la apertura de puertas del primer día de la Feria de Muestras 2021 I. Peláez

Gijón tenía ganas de Feria de Muestras y así se demostró esta mañana con largas colas para acceder al recinto ferial “Luis Adaro” desde la misma apertura de puertas, a las once de la mañana. Las medidas exhaustivas de seguridad para evitar riesgos frente al covid y el control de accesos son la norma de esta 64ª edición de la Feria Internacional de Muestras de Asturias que ayer inauguró la ministra de Ciencia e Innovación, Diana Morant, arropada por el presidente del Principado de Asturias, Adrián Barbón, y la alcaldesa de Gijón, Ana González. 

La cita ferial, que vuelve a abrir sus puertas tras el parón del pasado año por el covid, se prolongará hasta el próximo 22 de agosto. Todos los días en horario de 11.00 a 22.00 horas. El número de expositores es parejo al de ediciones anteriores, entre 600 y 700, que representan un número de marcas que están entre las 1.500 y las 2.000. Este año se ha reducido en un 30% el número de stands de hostelería, pero sólo un 3% el número global de expositores.

Reducción de aforos

En cuanto al control del acceso al recinto ferial Luis Adaro, destaca la reducción a la mitad de su aforo máximo. Se trata de un nivel de restricción, el del 50%, adoptado por la propia organización y que va más allá de las exigencias que impone, en la actual situación epidemiológica, la normativa aplicable a los centros comerciales en Asturias, a los que se asimila la Feria y para los que se establece un aforo máximo del 75%.

La limitación de aforo no solo afectará al recinto ferial en su conjunto, sino también a cada pabellón. Para controlar que no se sobrepasa el nivel de ocupación establecido, se han colocado cámaras cenitales en los accesos al recinto ferial y a cada pabellón, con las que se van a contar las personas que entran y salen.

Además de en taquilla, las entradas también se podrán adquirir on-line con antelación, a través de la web de la Cámara, con lo que se reducirán las colas que otros años se formaban en las zonas de acceso al recinto ferial. El control de los accesos tiene entre sus objetivos evitar que se produzcan aglomeraciones de personas y que se pueda mantener la distancia interpersonal de seguridad, aspectos claves en la lucha contra la pandemia. Objetivos que buscan también otras medidas.

Entre ellas, la reducción de superficie de exposición en los pabellones para aumentar el ancho de los pasillos a 8 metros. Además, todos los pabellones y el Palacio de Congresos cuentan con medidores de CO2 para controlar su ventilación.

Los pabellones permanecerán abiertos todo el día para facilitar visitas escalonadas a los mismos y, en especial, a los establecimientos hosteleros. Junto a estos últimos se han ubicado terrazas en las que comer o beber al aire libre. No se podrá consumir en barra.

La Feria también cuenta con un equipo trabajadores para controlar el cumplimiento de las normas de seguridad, como el mantenimiento de la distancia mínima interpersonal, que será obligatoria.

Además, se ha eliminado la recepción de invitados a la entrada del recinto ferial, que entrarán directamente a los respectivos actos. En el caso de los días de Langreo, Mieres, Cangas del Narcea, Tineo y León, los respectivos ayuntamientos repartirán las invitaciones a sus vecinos. No habrá ágapes ni cócteles.

Compartir el artículo

stats