Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Un hostelero gijonés peregrina a Lourdes para poder ver a su hija

Alejandro Ternero lleva su protesta al santuario francés para exigir la custodia compartida: “La justicia es lenta”

Alejandro Ternero, en Lourdes.

“En Lourdes buscamos lo mismo que en el Juzgado: justicia”. Con estas palabras describe Alejandro Ternero, que lleva un año sin ver a su hija inmerso en una batalla por su custodia, el motivo de su viaje al santuario de Lourdes, en Francia. Ternero llegó a los pies de la virgen con una pancarta y una vela que prendió “por todos los padres que comparten mi situación”. Ahora, prepara un vídeo sobre este acto que subirá a la red para “viralizar” su reivindicación.

Hace nueve años pidió la custodia compartida de su hija, pero le fue denegada por “incompatibilidades con su actividad laboral”. “Entonces me puse a buscar la manera de que mi horario laboral se ajustase al del colegio de mi hija”, afirma Ternero, que trabaja en la hostelería en Gijón. En mayo de 2020 volvió a pedir la custodia, hasta entonces mantenía un régimen de visitas cada dos fines de semana. Actualmente sigue esperando a que la niña, de diez años, se someta a un examen psicosocial que permita a los jueces tomar una resolución. “La pandemia ha paralizado todo, pero he conocido padres que pasaron más de dos años esperando por un psicosocial antes”, asevera.

Cuando comenzó el proceso, afea Ternero, “la madre empezó a no dármela cuando me tocaba y a decir que la niña no quería venir conmigo”. Desde entonces el padre afirma que no han podido “siquiera hablar por teléfono”. En los últimos meses ha interpuesto más de veinte denuncias a su expareja por incumplimiento del convenio regulador, “pero nada funciona”, lamenta.

“Si la justicia es lenta no es justicia”, reclama Ternero. Gracias a internet conoció a un “hombre que viajó en bicicleta hasta Fátima para hacerse oír” e inspiró su propia protesta. “Tienes que hacer de payaso para que te hagan caso”, opina. “Llega un punto en que dejas de creer en la justicia y empiezas a pensar que no es tan descabellado que haga el milagro Lourdes antes de que haya una resolución”, verbaliza Ternero.

Compartir el artículo

stats