Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Brazadas solidarias de Villaviciosa a Gijón: ocho nadadores recorren 10 kilómetros de costa por quienes buscan en el mar una vida mejor

Los deportistas fueron de La Ñora a El Arbeyal en recuerdo de quienes se lanzan a los océanos para prosperar, “de migrantes a pescadores”

Por la izquierda, de pie, Rubén Llano, Alejandro Baragaño, Ramón Rafer, Francisco Linares, Goyo Llanes, José Manuel Menéndez y Baldu García. En los kayaks, Chus Picos, Merche Fernández y Ana Laura Prendes.

Por la izquierda, de pie, Rubén Llano, Alejandro Baragaño, Ramón Rafer, Francisco Linares, Goyo Llanes, José Manuel Menéndez y Baldu García. En los kayaks, Chus Picos, Merche Fernández y Ana Laura Prendes.

“Por aquellos que se lanzan al mar por una vida mejor, de los pescadores a los migrantes”. Con ese objetivo se lanzaron mañana al mar ocho nadadores desde la playa de La Ñora, en Villaviciosa, para recorrer a nado la costa gijonesa hasta la playa de El Arbeyal. Alrededor de diez kilómetros de travesía, con varios puntos de parada, que los ocho participantes (uno de ellos, el noveno, se ausentó al final por lesión) completar en poco menos de cuatro horas, y que también sirvió para denunciar que Gijón es de los pocos puertos marítimos que no cuenta con una competición de natación de larga distancia en su agenda deportiva. “Somos una ciudad volcada al mar, donde hay mucha competición, pero a pesar de que comunidades vecinas como Cantabria, Galicia o País Vasco tienen pruebas de hasta 30 kilómetros, nosotros no tenemos citas de esta complejidad, y queremos demostrar que sí se puede hacer”, valoró Goyo Llanes, coordinador de esta iniciativa que cumplió hoy su tercera edición.

Este grupo de amigos con buena trayectoria en la natación comenzó en 2019 a completar largas travesías para impulsar una prueba de estas características en la ciudad. Y de paso aprovechar sus brazadas cada no para lanzar algún mensaje. La denuncia de los plásticos en el mar fue la primera temática, mientras que el pasado año lo hicieron “en silencio por la pandemia” como homenaje a todos los que fallecieron por culpa del coronavirus. Hoy, Leticia Menéndez. Francisco Linares, Alejandro Baragaño, Baldu García, Rubén Llano, José Manuel Menéndez, Goyo Llanes y Ramón Rafer no dudaron en lanzarse al mar por todos los que perecen en el mar. “Siempre buscamos alguna motivación relacionada con el mar, y ahora son muchas las imágenes de migrantes buscando una vida mejor que se lanzan al agua sin dudarlo, como hemos visto en Ceuta recientemente”, detalla Goyo Llanes.

Brazadas solidarias de La Ñora a El Arbeyal

La comitiva partió sobre las nueve de la mañana de la playa de La Ñora, que divide los concejos de Villaviciosa y Gijón. En todo momento estuvieron arropados y custodiados por Chus Picos, Merche Fernández y Ana Laura Prendes desde los kayaks, tanto por precaución por si los nadadores precisaban ayuda o se desviaban como para señalar su ubicación a distintas embarcaciones. La mar estaba en calma, lo que facilitó el desarrollo de la travesía. De hecho, pudieron “tocar piedra” en todos los puntos previstos, algo que un día de marejada hubiese hecho imposible el acercarse hasta las rocas. Así, pararon en las islas Gemelas, en la isla Tortuga, en la punta del Cervigón, la peña bajo el “Elogio del horizonte”, el vértice del dique de la Osa y su punta oeste hasta finalizar en el monolito de la playa de El Arbeyal.

Una vez en tierra recibieron el apoyo de otro grupo de compañeros que previamente les habían llevado hasta La Ñora en coche y que desde más de un punto de la ruta estuvieron realizando las fotos. El objetivo estaba cumplido y, además, sin incidente alguno. “Esta es la segunda que hago la travesía, y este año ampliamos un poco más la distancia. Nos tocó buena mar. el año pasado tuvimos más oleaje y mar de fondo, pero es verdad que a partir del ‘Elogio’ tuvimos alguna ola. Hicimos grupos, para los que van más rápido y los que nada un poco más lento”, detalló Leticia Menéndez tras pisar la arena de El Arbeyal. Tanto ella como sus compañeros están seguros de que habrá cuarta edición. “No hay duda que repetiremos, la experiencia es maravillosa”, ensalza Menéndez. Todos ellos piensan ya en una nueva causa para bracear el año que viene.

Compartir el artículo

stats