Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Fallece Nachón García Fuentes, jefe de personal del Santa Olaya tres décadas: "Nos enseñó sus tremendas ganas de vivir la vida"

“Fue una persona auténtica; nos quedará siempre el dolor de su ausencia”, destacan sus amigos

Nachón García Fuentes

Nachón García Fuentes

Luis Ignacio García Fuentes, “Nachón”, como le llamaban cariñosamente sus amigos, ha fallecido a los 63 años de edad, dejando un profundo pesar entre sus allegados y en todos los socios del Club de Natación Santa Olaya, donde trabajó durante tres décadas como jefe de mantenimiento y personal. “Todos los que le conocimos y los que hemos tenido la suerte de vivir momentos irrepetibles con él, supongo que nos quedará y le daremos las gracias por enseñarnos su particular filosofía de la vida y sus tremendas ganas de vivirla”, compartieron ayer sus amigos.

Nachón García, casado con Carmela Merino Prendes, con quien tuvo una hija, Rebeca, dejó un inmejorable recuerdo en el club sociodeportivo de la zona oeste de Gijón. Prueba de ello son las palabras de gratitud que hoy emanaban de la entidad. “Tus compañeros de trabajo pierden la estampa de un jefe de personal más auténtico y que jamás podrán olvidar. Tus amigos te perdemos a ti ‘Gori’, Torimbia a su comandante, y su familia a un buen padre, marido, abuelo y hermano que vivieron esta pesadilla con entereza envidiable y a quienes damos nuestro más sentido pésame. Nos quedará siempre el dolor de tu ausencia, pero estamos seguros, que allí donde estés sabrás encontrar esa palmera, el ‘Cohíbas’ y el mojito que tanto anhelabas”, compartieron sus amigos.

El tanatorio Jardín de El Lauredal acoge sus restos mortales, que serán incinerados mañana domingo, a las 20 horas, en la intimidad familiar. Por expreso deseo de la familia no se admiten flores.

Sus amigos, además, quisieron compartir unas palabras en recuerdo de "Nachón" García que se reproducen a continuación:

Nachón for ever

Que mal te estamos haciendo, para que tú maldita “parca”, nos vengas a visitar, arrebatándonos ramilletes de buenos amigos, sin darnos tiempo para recuperarnos; se nos acaban de ir, ciento diez kilos de humanidad; a veces utópico y otras veces real como la vida misma, charlar con él era una aventura, su filosofía sobre la vida y la muerte una auténtica lección.

Tus compañeros de trabajo del Club Natación Santa Olaya, pierden la estampa del jefe de personal más auténtico y que jamás podrán olvidar.

Tus amigos, te perdemos a ti “GORI”, Torimbia a su comandante y su familia a un buen padre, marido, abuelo y hermano que vivieron esta pesadilla con una entereza envidiable y a quienes damos nuestro más sentido pésame.

Nos quedara siempre el dolor de tu ausencia, pero estamos seguros, que allí donde estés sabrás encontrar esa palmera, el Cohibas y el mojito que tanto anhelabas.

Dice Isabel Allende, que la muerte no existe, la gente solo muere cuando se la olvida, por eso tu  recuerdo te hará siempre inmortal, hasta siempre “Nachon”.

Compartir el artículo

stats