Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

NMR propone pagar solo la mitad de lo que debe a sus acreedores, empezando en 2024

La firma patrocinadora del Real Oviedo, que en 2020 fue el principal operador de carbón de El Musel, también intenta una refinanciación bancaria

Oficinas de NMR en el puerto de El Musel. | Juan Plaza

Oficinas de NMR en el puerto de El Musel. | Juan Plaza

Natural Mining Resources 1926 (NMR), compañía patrocinadora del Real Oviedo y que el año pasado fue el principal operador de carbones de El Musel, está planteando a sus acreedores una quita de la mitad de la deuda para intentar evitar entrar en concurso de acreedores.

La empresa había anunciado en los juzgados de Madrid, donde tiene su sede social, un preconcurso de acreedores. Este procedimiento da un plazo a la compañía para negociar extrajudicialmente acuerdos con sus acreedores. Si llegan a buen puerto, evitará entrar en concurso. En caso contrario, la empresa se verá abocada al concurso de acreedores, en el que el control de la compañía pasará a manos de un administrador nombrado por el juez. El concurso puede saldarse con un convenio con los acreedores o con la liquidación de la sociedad.

En el preconcurso en el que ahora se encuentra NMR, además de plantear quitas de la mitad de la deuda a acreedores, también les está ofreciendo empezar a pagar la mitad restante a partir de finales de 2024, esto es, una espera de tres años. En concreto, a finales de 2024 pagaría una cuarta parte de lo comprometido, otro 35% a finales de 2025 y el 40% restante a finales de 2026.

La empresa tiene entre sus principales acreedores en España a la Autoridad Portuaria de Gijón, a Endesa, a entidades financieras y compañías aseguradoras, junto a operadores portuarios y otros prestadores de servicios.

En cuanto a los bancos, NMR está negociando una refinanciación de la deuda con los mismos, según ha informado la compañía a los acreedores a los que les está ofreciendo pagarles la mitad de la deuda en el plazo de cinco años con los dos primeros de carencia.

NMR operaba en El Musel fundamentalmente y también en el puerto de Cartagena. En Gijón desembarcó a finales de 2018 y su actividad creció de manera exponencial superando en 2020 los cuatro millones de toneladas movidas por tres muelles del puerto gijonés. Aunque opera con otros materiales, como arcilla blanca y ceniza, su actividad principal era la importación y exportación de carbón.

En sus cuentas de 2020 declaró unos beneficios de más de 12 millones de euros y unos fondos propios de 43 millones. A finales del año pasado comenzaron los impagos. La compañía había venido achacando los problemas de liquidez que han derivado en un preconcurso a disputas comerciales con clientes por discrepancias en la calidad de los cargamentos que les enviaba. La empresa también tiene disputas en la Corte Internacional de Londres con proveedores internacionales de carbón y una causa judicial abierta en Grado por la supuesta intrusión en una concesión minera de arcilla blanca perteneciente a otra empresa.

Pese a los problemas de liquidez que han llevado a la sociedad a entrar en preconcurso de acreedores, NMR no ha dejado de operar. Hace unos meses la compañía vendía a ArcelorMittal 160 toneladas de antracita trasladada hasta la factoría gijonesa de la siderurgia desde su mina de Pilotuerto (Tineo), para hacer pruebas para el uso de este carbón en los sínter, en sustitución del coque que se amalgama en estas instalaciones con el mineral de hierro antes de fundirlo en los hornos altos. La semana pasada, un mercante cargó 5.000 toneladas de ceniza en el Muelle Norte de la ampliación de El Musel que NMR vendió a una cementera del Reino Unido.

El voluminoso acopio de ceniza de la térmica de la Pereda, que tiene NMR en segunda linea del Muelle Norte, unas 180.000 toneladas, es uno de los problemas que esta empresa ha dejado en El Musel, además del reguero de impagos a operadores portuarios, transportistas, empresas de cribado y al propio Puerto. Otras empresas se han quejado de que ese acopio de cenizas dificulta las operaciones en el Muelle Norte. De hecho, la Autoridad Portuaria encargó, mediante un contrato menor, el traslado de algo más de 7.000 toneladas de esas cenizas al acopio de este material que también tiene NMR en la explanada de Aboño.

Compartir el artículo

stats