Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los vecinos exigen “celeridad” para ejecutar todo el aluvión de obras pendientes

El cierre de los ambulatorios en horario de tarde, entre las principales preocupaciones del colectivo | El Foro de la Movilidad decide hoy su futuro

Paseo de Fomento. | Marcos León

Paseo de Fomento. | Marcos León

Desde los grandes proyectos como el diseño final del paseo del Muro, la reforma de la fachada de Poniente o el vial de Jove, pasando por problemas sociales como el cierre de los centros médicos en horario vespertino, la falta de plazas de aparcamiento o la contaminación en la zona Oeste y todo sin olvidar las pequeñas actuaciones del día a día. El movimiento vecinal afronta el nuevo curso político con una larga lista de deberes para el gobierno local. Lista que puede resumirse en dos mandamientos fundamentales: participación y “celeridad” para ejecutar un aluvión de obras pendientes.

Uno de los grandes frentes de batalla de los vecinos será el sanitario. La Federación de Asociaciones de Vecinos (FAV) el curso anterior organizó varias manifestaciones para exigir la vuelta de los puntos de atención continuada, es decir, de los ambulatorios que abren de tarde que por la pandemia pasaron de 11 a solo cuatro. “En atención primaria hemos retrocedido tres décadas”, alerta Manuel Cañete, quien también se fija en las actuaciones de movilidad. Lo hace desde el Foro de la Movilidad, que hoy decide su futuro tras un informe municipal que reconoce que no tiene encaje actual en el sistema de participación gijonés. En cuanto a actuaciones, Cañete destaca la reforma de la fachada de Poniente. “Se debe pacificar la zona, hacer pasarela única y ensanchar aceras”, valora.

En la zona Oeste, las principales reclamaciones pasan por el exceso de tráfico rodado y la contaminación. A Salvador Menéndez, el vicepresidente de la asociación de vecinos de La Calzada, le preocupa además la falta de aparcamiento. La zona es la más perjudicada de Gijón por este problema. “La mayoría de los edificios no tienen garaje”, alerta. La polución también pasa por la cabeza de Menéndez. La Calzada será el primer barrio en declararse Zona de Bajas Emisiones, lo que implica que el Ayuntamiento puede imponer restricciones al tráfico si se superan determinados picos de polución. “No estamos en contra de las empresas, pero sí en contra de que no se apliquen las medidas suficientes”.

Álvaro Tuero, el presidente de la asociación de vecinos de El Natahoyo, liga la polución al tráfico pesado de la avenida Príncipe de Asturias. “Tiene que entrar en funcionamiento el vial de Jove”, reclama. El líder vecinal mete prisa al Ayuntamiento para que cumpla sus proyectos. Se refiere al ensanche de la acera de la calle Fábrica de Loza, junto al colegio La Atalía, una obra aprobada en los Consejos de Distrito. También alerta sobre una crecida de casos de vandalismo en la zona.

En Moreda, la principal reclamación es la limpieza de las calles y la toma de medidas contra la proliferación de ratas y de nidos de avispas velutinas. “Deseamos que no tarden demasiado tiempo en implementar nuestra propuesta de inversión ganadora de este año de los presupuestos de distritos y que los ansiados baños públicos se pongan rápido”, reflexiona Charo Blanco, la presidenta de la asociación.

También preocupa la contaminación en Jove, así como la seguridad. “Hace falta más policía de barrio”, declara José Ramón Fernández. El presidente de la asociación de vecinos pide más limpieza en determinados puntos del barrio y el arreglo de la tubería del camino de La Bomba, “con un récord de averías”. En Pescadores reclaman mejoras para el nuevo parque para perros. “Hay que vallarlo y ponerle papeles”, cita Rita Rendueles, en el ingente apartado de pequeñas obras en los barrios.

Más preocupados están en Portuarios por el plan de fachadas degradadas, paralizado por el alto precio de las materias primas. “Solucionar eso es nuestra única prioridad, afecta a muchos vecinos”, enuncia el presidente de la asociación, Víctor Cela. Carmen Fernández, su homóloga en la asociación “Evaristo Valle” de Tremañes también urge solucionar esta situación en el barrio. Por su parte, la asociación “San Juan Bautista”, que preside Constantino Alas Osorio, puja por “el arreglo de la pista deportiva y mejora de juegos infantiles”. Los focos en la zona Este son variados. La Arena se cuestiona por el aspecto final del paseo del Muro. “Todo lo que sea pacificar la ciudad es bueno. Al final no fue el caos de tráfico del que se hablaba, afectó más a la carretera de la Costa”, analiza Tita Caravera. La líder vecinal urge el dragado de las charcas del parque de Isabel La Católica, “un asunto con el que llevamos cuatro años” y también se centra en lo sanitario. “No se entiende que un asunto tan importante como la salud se resuelva por teléfono”, critica.

En el Coto están muy pendientes del concejal de Movilidad, Aurelio Martín. La asociación rompió relaciones con el edil cuando decidió desviar parte del tráfico de la avenida de Castilla por el barrio para aliviar así la avenida de La Costa. “Dijimos que no queríamos pagar los platos rotos de actaciones a la carrea”, recuerda Christian Guisado. En cuanto a los proyectos de futuro, Guisado se centra en la paralizada reforma de la plaza de la República y en la remodelación de la calle Calderón de la Barca, un proyecto que valdrá 1,5 millones de euros. “No puede seguir siendo una calle de la posguerra”, zanja.

En Ceares, Pilar Ruiloba insiste en reclamar el arreglo del Hogar del Productor. Y alerta, como otras asociaciones, de la presencia de ratas. “Hace falta más limpieza y nos faltan aparatos de gimnasia pasiva en los parques”, desvela. En Viesques, el presidente de la asociación, Luis García, tiene muchos proyectos en mente. Denuncia el “excesivo” tráfico en la avenida Anselmo del Solar y el cruce de La Coría, pide obras en el carril bici de Albert Einstein y Poeta Ángel González, y exige mejoras en los puentes del parque fluvial y más celo para evitar vertidos al Piles.

El principal cauce de la ciudad también se mira desde La Guía. Paulino Tuñón defiende la supervivencia del anillo navegable. “Se deben canalizar todas las aguas del barrio hacia El Molinón, pero hacerlo correctamente porque ahora mismo el barrio está desatendido”, lamenta.

La Providencia también tendrá peso en el nuevo curso político. “Tenemos un problema con el tráfico y el exceso de velocidad en algunas zonas. Hace falta más presencia policial y menos multas”, reclama Cristina Menéndez.

Cimadevilla volverá a ser un barrio con intensas actuaciones municipales. Ahí estará Tabacalera Espacio de Cultura Contemporánea, uno de los proyectos culturales más ambiciosos de la ciudad. Pero para la asociación de vecinos “Gigia” que preside Sergio Álvarez el gran objetivo de este año tiene que ser una profunda renovación del adoquinado del barrio alto, que se encuentra en muy mal estado. De hecho, en febrero se impulsó el asfaltado del tránsito de Las Ballenas, una de las actuaciones más polémicas de la concejalía de Obras Públicas. “Renovar el adoquinado es una promesa del verano pasado y por ahora solo se ha hecho en Óscar Olavarría. Es lo más urgente que tenemos”, apunta el líder vecinal. Mientras, en Laviada, Florencio Martín pide rebajar pasos de cebras y mejorar el parque infantil de la calle Juanín de Mieres, frente al colegio público. “Hace falta también una mejora de la iluminación del barrio. Algunas zonas están a oscuras”, postula.

El Llano es el barrio más populoso de Gijón. Por tamaño, constituye él mismo un distrito. La asociación de vecinos “Llano Fumeru” está pendiente de un cambio, con una asamblea que se desarrollará el próximo 20 de octubre. Hasta que haya un nuevo mandatario, Ángel Ramos, hasta ahora vicepresidente, asume la responsabilidad de la entidad. La zona se ha visto especialmente afectada por las obras de la escuela de cero a tres años de La Serena, cuyos alumnos han tenido que empezar el año en el colegio La Escuelona. “Una nueva escuelina es muy necesario”, concuerda Ramos, quien urge dotar de más efectivos a los agentes de proximidad.

En la zona Sur, Contrueces urge la reforma de la calle Río Nervión y los juegos infantiles en el parque de Las Palmeras. Alejandro Romero, el presidente, quien también se queja de las ratas. “Hace falta más celeridad, porque una cosa es prometer y otra hacer”, explica.

Nuevo Gijón, La Braña y Perchera arrancan el curso donde dejaron el anterior. Es decir, con la exigencia de recuperar el Soccer World y de culminar la ansiada reforma del ambulatorio. Por último, Montevil pide arreglos en el carril bici.

Las reacciones

“No estamos en contra de la industria pesada, pero sí pedimos que se cumplan medidas”

Salvador Menéndez

La Calzada


“Hemos retrocido tres décadas en cuanto a calidad de la atención primaria se refiere”

Manuel Cañete

Presidente de la FAV


“El cierre de un carril en el paseo del Muro no fue tan dramático para el tráfico de esa vía”

Tita Caravera

La Arena


“Solucionar el problema de las fachadas es nuestra priorioridad; afecta a mucha gente”

Víctor Cela

Portuarios


“Renovar el adoquinado del barrio es una promesa del verano pasado”

Sergio Álvarez

Cimadevilla


“No queremos pagar los platos rotos de actuaciones de movilidad a la carrera”

Christian Guisado

El Coto


“Una cosa es prometer y luego otra diferente poner en marcha los proyectos”

Alejandro Romero

Contrueces


“Hay que canalizar las aguas de La Guía hacia El Molinón, pero hacerlo correctamente”

Paulino Tuñón

La Guía


“Hay un tráfico excesivo en la calle Anselmo Solar y la calle Poeta Ángel González”

Luis García

Viesques


“Se necesitan mejoras en la iluminación; partes del barrio están casi a oscuras”

Florencio Martín

Laviada

Compartir el artículo

stats