Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El administrador concursal inicia acciones penales por un fraude al vender Tenneco

El liquidador de Vauste plantea reclamar en Alemania 10,5 millones de euros que dio la multinacional al fondo que le compró la fábrica en 2016

Parte de los asistentes a la manifestación contra el cierre de Tenneco, en octubre de 2013. | Juan Plaza

Parte de los asistentes a la manifestación contra el cierre de Tenneco, en octubre de 2013. | Juan Plaza

El administrador concursal de Vauste Spain, sociedad propietaria de la antigua fábrica de amortiguadores de Tenneco en el alto de Pumarín, ha solicitado al juez de lo mercantil de Gijón autorización para denunciar por la vía penal ante los tribunales alemanes una supuesta apropiación ilícita de 10,5 millones de euros que Tenneco transfirió al fondo de inversión alemán Quantum Capital Partners cuando le vendió en 2016 la fábrica del alto de Pumarín, unos fondos que nunca llegaron a destinarse a la empresa que ahora está en liquidación. Ese dinero permitiría ahora hacer frente a todas las deudas que acumula Vauste con sus acreedores, que suman 8,5 millones de euros.

El 5 de septiembre de 2013 la multinacional estadounidense había anunciado el cierre de su fábrica gijonesa, poniendo en la calle a sus 233 trabajadores. Las presiones políticas –que contaron como máximo exponente con el apoyo del entonces vicepresidente de la Comisión Europea y Comisario de Industria de la UE, Antonio Tajani– tras una amplia movilización popular que tuvo su punto álgido con la manifestación en la que participaron 10.000 gijoneses en octubre de 2013, acabaron por forzar a que Tenneco buscara una solución alternativa. Se materializó el 31 de marzo 2016 con la venta al fondo inversor alemán Quantum Capital Partners. Ambas partes constituyeron sociedades instrumentales para materializar la operación.

El administrador concursal explica, en base al acuerdo de compraventa, que Tenneco aportó 15,52 millones de euros a la sociedad que creó para materializar la operación (Blitz 16-263). Esta sociedad instrumental a su vez compró Vauste Spain –que luego se vendería a Quantum– ampliando su capital en 5,02 millones de euros. Por esos activos Quantum pagó 1 euro liberando a Tenneco de responsabilidades.

El acuerdo contempló la transferencia de los activos en dos pasos. Por un lado, la transferencia de la unidad de negocio del Alto de Pumarín y por otro las acciones de Blitz 16-263, con los 10,5 millones de euros restantes. Según el relato del administrador concursal, ese dinero “se reservaba” para mantener la viabilidad de la explotación.

Sin embargo, según relata el administrador concursal “dicha cantidad fue apropiada por Quantum en vez de transferirla a Vauste, y tampoco se hizo constar como activo de las cuentas de Vauste”.

El asunto ya ha sido objeto de una querella presentada ante la Audiencia Nacional por DSA Resources, fondo de inversión que en 2019 adquirió Vauste a Quantum. DSA presentó la querella asegurando que Quantum le había ocultado la recepción de esos 10,5 millones de euros cuando le vendió Vauste. También aludía al cargo de Quantum a Vauste de otros 550.000 euros como honorarios entre 2016 y 2018.

La Audiencia Nacional archivó en mayo esa querella contra Quantum y contra uno de sus directivos por los supuestos delitos de apropiación indebida, administración desleal y falsificación de cuentas anuales, al considerar que los tribunales españoles no son competentes.

Otras fábricas

Con la entrada en liquidación de Vauste, el control de la sociedad pasó a manos del administrador judicial, que está siguiendo los pasos en el punto en el que lo había dejado la propiedad. En base a un informe de un bufete de abogados alemán, el Administrador pide ahora al juez autorización para iniciar acciones penales en Alemania contra el directivo de Quantum y reclamar la confiscación de activos de Quantum y de una sociedad suya por los 10,5 millones referidos. En Alemania las empresas no pueden ser condenadas penalmente.

Las acusaciones han sido rechazadas por Iberia Automotive (la sociedad instrumental creada por Quantum para comprar la fábrica de Tenneco), que en agosto de 2020 respondió a las reclamaciones que le estaba efectuando DSA Resources sobre el supuesto incumplimiento de las condiciones de compra de la fábrica a Tenneco que había cumplido “escrupulosamente” el acuerdo con Tenneco consistente en analizar la compra de otras fábricas, algo que finalmente no pudo darse. Iberia Automotive consideró que la única explicación de la reclamación que le efectuaba DSA era que se trataba de un intento de “eludir” sus propias obligaciones.

CSI anuncia una querella junto a DSA contra Quantum

El secretario general de CSI, Ignacio Fuster, anunció ayer en el Ayuntamiento, arropado por representantes de Podemos que “CSI junto a la empresa DSA presentará una querella en Alemania” por los 10,5 millones de euros que DSA (fondo que también ha estado vinculado al operador de graneles NMR) reclama a Quantum. El dirigente sindical también denunció que la contaminación del suelo de la factoría de Porceyo “unida a la venta de Quantum, antigua propietaria, incumplidora en cuanto el tema de inversiones, a DSA, podría suponer la existencia de vicios ocultos” en la compraventa de 2019. Fuster explicó también que la contaminación pudo afectar al agua que bebían los trabajadores en la fábrica.

Compartir el artículo

stats