Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Quantum advierte de que la demanda por la compra de Tenneco asustará a posibles inversores

Personas próximas al fondo consideran “sin pies ni cabeza” la denuncia penal en Alemania que promueve el administrador judicial de Vauste

Antigua fábrica de Tenneco en el Alto de Pumarín.

Antigua fábrica de Tenneco en el Alto de Pumarín. Ángel González

“Cada uno es libre de gastarse el dinero como quiera, pero no tiene ni pies ni cabeza”. Fuentes próximas a la dirección de Quantum Capital Partners, el fondo de inversión alemán que en 2016 compró la fábrica de amortiguadores de Tenneco en Gijón, calificaron ayer con estas palabras la iniciativa del administrador concursal de Vauste (como pasó a denominarse Tenneco en Gijón tras su venta), que ha solicitado al juez de lo mercantil de Gijón autorización para iniciar acciones penales en Alemania contra un directivo de Quantum, reclamando a la vez al fondo de inversión y a una filial suya los 10,5 millones de euros que Tenneco les dio cuando les transfirió su fábrica de Gijón. El administrador concursal de Vauste considera que ese dinero tenía que haberse destinado a la empresa gijonesa, lo que no se hizo.

Las fuentes citadas señalan por su parte que la demanda penal sólo servirá para disuadir a otras empresas alemanas de invertir en el Principado, dado que esa actuación no pasará inadvertida entre las corporaciones empresariales de Munich, donde tiene su sede el fondo alemán.

Quantum vendió en 2019 Vauste a DSA, quien se querelló contra ellos en España para reclamar ese dinero. La Audiencia Nacional desestimó la demanda al considerar que la jurisdicción española no era competente. El fiscal emitió un informe en el que además ponía en duda que el delegado español de Quantum jugara algún papel en el acuerdo entre el fondo inversor y Tenneco por el que éste le transfería los 10,5 millones citados, opinando que el intento de implicarlo obedecía exclusivamente al interés de DSA de que la querella se sustanciase en los tribunales en España, en vez de en Alemania.

Fuentes próximas al fondo inversor alemán señalan que cuando se quedó con la fábrica gijonesa “evidentemente la transacción fue ventajosa” para Quantum, pero eso no significa que sea un delito. Respecto al destino pactado con Tenneco para los 10,5 millones referidos, señalan que Quantum no puede dar información al respecto al estar sujeto el acuerdo con la multinacional estadounidense a cláusulas de confidencialidad, pero que si un juez alemán les reclama la información, le aportarán la documentación.

Lo que sí indican es que “una multinacional como es Quantum, con 8.500 trabajadores y 2.000 millones de euros de facturación anual no se va a mojar por 10,5 millones de euros. Entiendo que el administrador concursal (de Vauste) haga todo lo posible por rascar, pero no hay donde rascar”.

Quantum pagó un euro a Tenneco por la fábrica del Alto de Pumarín en 2016. Es la misma cantidad que abonó DSA a Quantum cuando la adquirió en 2019. Este último fondo inversor de Emiratos Árabes reclamó posteriormente los 10,5 millones citados a la filial de Quantum que los tenía, señalando que no le habían informado de su existencia. Desde esa empresa se ligó la reclamación al concurso de acreedores en el que había entrado entonces Vauste.

Compartir el artículo

stats