Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los arquitectos alertan del riesgo de gentrificación del Muro tras la reforma

La comisión para diseñar las líneas maestras de la actuación en el paseo examina nuevos informes técnicos y prevé acabar los trabajos en octubre

Los asistentes a la reunión de ayer en el Centro Municipal de El Llano. | Juan Plaza

El Colegio Oficial de Arquitectos de Asturias alerta de que la solución que finalmente se adopte para el Muro de San Lorenzo debe tener en cuenta el riesgo de gentrificación del espacio. Se trata de un proceso por el que, a partir de una mejora urbanística como la que se pretende para este enclave de la ciudad, se genera un alza de precios que acaba expulsando a los residentes tradicionales y atrayendo casi en exclusiva a vecinos con un alto poder adquisitivo. Esta advertencia figura en el documento sobre fortalezas, amenazas, debilidades y oportunidades presentado ayer a la comisión especial creada por el Consejo Social de Gijón para la reforma definitiva del Muro. El informe de los arquitectos será completado con aportaciones de los 17 integrantes del grupo de trabajo encargado de trazar las líneas maestras de una actuación que, según ha dejado claro el concejal de Movilidad, Aurelio Martín (IU), tiene como objetivo principal lograr el máximo nivel de peatonalización en un emblemático espacio de la ciudad.

Según fuentes del Colegio de Arquitectos, la reunión celebrada en el salón de actos del Centro Municipal de El Llano resultó “muy constructiva” y su análisis de la situación fue “bien acogido” por los integrantes de la comisión.

El grupo de trabajo presidido por el propio Colegio –con representación de agentes sociales, políticos y vecinales– tiene por delante dos reuniones más antes de trasladar sus conclusiones al Consejo Social. La primera de ellas tendrá lugar el próximo día 30 de este mes o el 7 de octubre. La segunda y definitiva sería el 14 del mes que viene. “Esto tiene que quedar resuelto en octubre”, afirmó tras la sesión de ayer Manuel Cañete, presidente de la Federación de Asociaciones de Vecinos de la Zona Urbana.

Junto a la gentrificación, entre las amenazas detectadas por los arquitectos respecto al Muro también figuran los riesgos de dar prioridad a los vehículos privados, de que se produzca una congestión urbana o de que la solución que finalmente se adopte para la zona sea “cortoplacista o aislada” del resto de la ciudad. Son asuntos que los expertos llamaron a controlar para que la actuación sea realmente efectiva. Además, también se puso el acento en una serie de debilidades que deben ser tenidas en cuenta, tales como que el transporte público es mejorable, la existencia de un déficit de aparcamientos fuera de la calzada, la ausencia de una red ciclista segregada, diversas carencias ambientales o las incertidumbres que se ciernen respecto al uso del parque de viviendas.

En el otro lado de la balanza, el informe señala como fortalezas para acometer la reforma del Muro que Gijón sea una “ciudad compacta”, la “alta implicación” que se advierte en la sociedad civil y en los principales colectivos de usuarios del espacio o el indudable “carácter emblemático” del espacio en el que se va a intervenir. En este sentido, los arquitectos también detectan oportunidades como la existencia de “estudios de calidad del espacio e indicadores urbanos que son pioneros en Asturias”, la existencia de programas de ayudas y fondos para un desarrollo urbanístico sostenible o el proyecto para la puesta en marcha del metrotrén.

El portavoz de Foro, Jesús Martínez Salvador, intervino para que entre las debilidades se incluyan los efectos de la actuación en el Muro sobre el tráfico en las vías alternativas de circulación. Además, también planteó que una de las oportunidades que se abre para la zona pasa por la reactivación de la actividad económica, sobre todo en materia de hostelería y comercio. Por su lado, José Carlos Fernández Sarasola, portavoz de Ciudadanos (Cs), destacó el “trabajo exhaustivo y pormenorizado” del Colegio de Arquitectos para buscar “la mejor solución” para el Muro.

En nombre del colectivo vecinal, Manuel Cañete insistió en la “necesidad” de “pacificar el Muro” y de “buscar nuevos espacios de convivencia ciudadana”. A su juicio, a esa parte de Gijón también se le abre “una oportunidad única para la generación de actividad económica”.

Antes del inicio de la reunión, los portavoces del colectivo Asturies pol Clima (ApC) reclamaron a los integrantes del grupo de trabajo que se decanten por “modelos de movilidad sostenibles y sin barreras, priorizando la movilidad a pie y en bicicleta, en combinación con el transporte público y la limitación de los vehículos motorizados privados”.

Compartir el artículo

stats