Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La red de bicis eléctricas públicas llegará a 47 bases con 580 espacios para aparcar

“Va a contribuir a hacer una movilidad más sostenible”, defiende Martín sobre esta iniciativa que arrancará en primavera o verano de 2022

Concentración ciclista en Gijón el pasado mes de mayo. | Juan Plaza

Gijón contará a partir de la primavera o el verano del próximo año con un sistema de bicicletas eléctricas públicas que dependerá de Emtusa, cuyo suministro, mantenimiento y gestión va a licitar la empresa municipal de manera “inminente”, según explicó ayer su gerente, Juan José Piniella. El proyecto “Gijón Bicicleteru”, presentado ayer junto al concejal de Movilidad, Aurelio Martín (IU), quien dijo del mismo que “estamos convencidos de que va a contribuir a hacer una movilidad más sostenible en nuestra ciudad”.

El actual sistema de bicicletas mecánicas del Ayuntamiento, con 68 repartidas por la ciudad, va a desaparecer y será sustituido por otro con 250 bicicletas eléctricas con 580 espacios para su aparcamiento distribuidos en 47 bases –27 de ellas con puntos de recarga– repartidas por la trama urbana gijonesa, de tal forma que buena parte del casco urbano tendrá una base a 250 metros de distancia o menos, explicó Juan José Piniella. La densidad de población y el flujo de desplazamientos por actividades laborales o compras, están entre los criterios empleados para elegir las 47 bases de esta iniciativa.

El gerente de Emulsa explicó que el proyecto busca “favorecer la movilidad ciclista encaminada al nacimiento de un complemento en nuestra red de transporte urbano de autobuses; creo que son dos sistemas que se pueden complementar perfectamente e intentaremos crear una red intermodal con nodos de conexión a los distintos tipos de transporte preexistentes”.

Gráfico

Las bicis estarán disponibles los 365 días del año, entre las seis de la mañana y las doce de la noche. Se podrán alquilar a través de una app o una página web, pudiendo reservarse con 15 minutos de antelación. La tarifa, aún por determinar, será por tramos de media hora, con penalizaciones a los alquileres de más larga duración, dado que el objetivo es lograr una alta rotación de usuarios y que estas bicis se utilicen para desplazamientos urbanos, no para ocio. En la zona urbana no se necesitará casco.

Aunque en principio se operará con 250 bicicletas, las bases que se habilitarán en la ciudad tendrán capacidad para albergar hasta 300. Las baterías de las bicicletas tendrán una autonomía para 60 kilómetros y el usuario podrá conocer el estado de carga de las mismas. EMTUSA aún no ha fijado el precio de licitación del contrato, por un plazo de diez años, con obligación de que los vehículos pasen por taller mensualmente, se repinten cada dos años y se renueven a los cinco. Por otro lado, el Ayuntamiento también ultima la licitación del contrato para implantar un sistema de patinete eléctrico municipal en Gijón, en este caso desvinculado de Emtusa.

Por su parte, el concejal de Foro Asturias, Pelayo Barcia, cuestionó que Emtusa implante un servicio de bicicletas públicas en una ciudad en que tiene este tipo de servicios privados, sin coste para el Ayuntamiento.

Compartir el artículo

stats