Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Un detenido por agredir a su pareja en la calle Cabrales, hoy ante el juez

El arrestado, de 41 años y con antecedentes, golpeó a su novia y la lanzó contra un espejo de cristal, que al reventar la hirió

El portal donde ocurrieron los hechos, a la izquierda, con el bar donde se refugió la mujer.

El portal donde ocurrieron los hechos, a la izquierda, con el bar donde se refugió la mujer.

Un gijonés de 41 años, con antecedentes, permanece detenido en los calabozos de la Comisaría de El Natahoyo desde la noche del jueves después de agredir a su compañera sentimental, una mujer nacida en 1990, de nacionalidad rusa, y madre de una niña de once años (de una relación anterior) que se encontraba, dormida y ajena a lo ocurrido, en la vivienda, situada en la calle Cabrales, cerca del colegio de la Inmaculada. La afectada, que de inició pidió auxilio en un bar cercano asegurando que su novio la había apuñalado, declaró ayer ante los investigadores que tras la discusión se había cortado en la espalda al empujarla el arrestado contra un espejo de cristal de la vivienda, que reventó.

El incidente ocurrió sobre las 20.30 horas. “La conocíamos de la zona, y llegó pidiendo ayuda. Mientras unas chicas la atendía yo llamé al 112, que vinieron rápido. Es una situación que te deja muy mal cuerpo, me quedé mal”, explica el dueño del negocio hostelero que auxilió a la mujer. Ella fue examinada en el hospital de Cabueñes de las heridas sufridas, una en el labio después de que su pareja la golpease, y la que tenía en la espalda. Ambas eran superficiales y al momento recibió el alta.

Antecedentes

El detenido, que opuso resistencia a su arresto ante los agentes que intervinieron en la calle Cabrales, es una persona conocida por la zona y taxista de profesión. Habitual de los bares de la zona y con antecedentes relacionados con la violencia de género con una pareja anterior que acabó en condena. La noche de los hechos actuales, el hombre llegó bajo los efectos del alcohol, confirman fuentes policiales, y se inició una fuerte discusión en el piso con la compañera sentimental actual. Este individuo la golpeó supuestamente, tirándola además contra un espejo de cristal, lo que motivó supuestamente el corte que la mujer presentaba. Al menos fue la versión que ayer ofreció la perjudicada durante su visita a comisaría. Los agentes, eso sí, no hallaron arma alguna en la vivienda tras el registro.

El hombre permanece retinido por la Policía y, en principio, está previsto que hoy sea puesto a disposición del Juzgado de Guardia, aunque la causa se investigará en el Juzgado de Violencia sobre la Mujer.

Compartir el artículo

stats