Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El campus clama por mejoras en sus viales: "Están llenos de baches"

La Politécnica y Marina Civil urgen pulir en Blasco de Garay y la rotonda del caballo y comunicación directa con bici hasta la Milla del Conocimiento

Un vehículo circula por uno de los viales del campus universitario, lleno de desperfectos, con el aulario a la derecha. | Ángel González

Un lavado de cara del campus universitario que comprenda un arreglo “urgente” de los viales en peor estado, una mejor conexión con el Parque Científico y Tecnológico mediante carriles bici y una ampliación progresiva de los puntos de recarga para coches eléctricos. Esas son algunas de las demandas que realizan las escuelas Politécnica de Ingeniería y de Marina Civil, las que más afectadas se ven por problemas relacionados con el déficit de mantenimiento. “Hay algunas carreteras que se encuentran en pésimo estado”, señalan los directores de ambos centros, Juan Carlos Campo y Rubén González.

La calle que mejor ejemplifica la necesidad de mantenimiento es Blasco de Garay. Esta vía, que conecta Marina Civil con el edificio Polivalente de la Politécnica, es de las más utilizadas por estudiantes y docentes. Además, es una salida hacia la avenida del Jardín Botánico y absorbe parte del tráfico que accede a esta parte del campus por la rotonda del caballo, que ordena el tráfico que entra y sale por la ronda. “Es la que en peor estado se encuentra del campus, sin duda”, apunta Rubén González.

Estas vías están cedidas por la Universidad de Oviedo al Ayuntamiento, por lo que su arreglo depende de las arcas municipales. Con la pandemia, muchos estudiantes estuvieron el curso pasado conectándose a sus clases de manera telemática por lo que el tráfico fue menor que ahora, cuando ha regresado la presencialidad. Para González, esto no debería ser un problema para realizar una actuación siempre “que esté bien organizada”. “Lo mejor sería hacerlo en períodos vacacionales. Al final, el campus está bien conectado y hay varias entradas y salidas por lo que se podría ir arreglando paulatinamente”, concreta.

El ciclista David Rubiera, en un paso de cebra de la calle Blasco de Garay, con un enorme bache y el edificio polivalente de la Escuela Politécnica, al fondo. | Ángel González

Su homólogo de la Politécnica, Juan Carlos Campo, también reconoce las buenas conexiones del campus. “Nació casi en tierra de nadie y actualmente está bien comunicado. Hay buen transporte público y zonas verdes bien cuidadas, pero hay cosas que mejorar”, cuenta. Entre esos detalles, coincide con González al señalar el mal estado de los viales internos de esta importante zona de la ciudad. “Hace falta una mejora. Los coches y los autobuses urbanos provocan un deterioro lógico”, asume.

Otra de las mejoras que los dos directores reclaman es una ampliación del carril bici para una mejor conexión del campus con el Parque Científico y Tecnológico y con la Facultad de Comercio, Turismo y Ciencias Sociales, ubicada en la Laboral, así como con la de Enfermería, junto al Hospital de Cabueñes. El plan de diagnóstico de debilidades y fortalezas previo para diseñar el Plan de Movilidad de Gijón reconoce en uno de sus puntos este problema y aseguraba que el Ayuntamiento tratará de buscar alguna solución. Además, Juan Carlos Campo lleva tiempo demandando una unión del campus con el barrio de Viesques. “Por el perfil de nuestros estudiantes, muchos emplean la bici”, afirma. Para Rubén González también sería urgente conectar la Milla del Conocimiento con el resto de la ciudad a través de un carril bici directo. “Está claro que viendo cómo se están haciendo las cosas en el ámbito de la movilidad, hay que explorar otros modelos como el de la bicicleta”, especifica.

Residencia Universitaria

Para dar un salto de calidad en el campus de Gijón, los dos directores demandan con urgencia la construcción de la ansiada residencia universitaria. Esta infraestructura, que contará con tres edificaciones diferentes, correrá a cargo de la Universidad de Oviedo tras los fracasos de la gestión municipal para ponerlo en marcha. El plan es que de capacidad para 210 residentes y estará en la explanada de Marina Civil.

“Es uno de los temas recurrentes, sabemos que el Ayuntamiento y la Universidad están en ello. Sería un gran avance para todos”, dice Rubén González. “Solucionaría la falta de alojamiento que hay en la zona. Con la ampliación del Parque Científico y Tecnológico este será un lugar ideal para vivir y para trabajar. Sería un gran atractivo el tener la posibilidad de contar con este alojamiento”, remata Juan Carlos Campo. Entre las otras necesidades que detectan los dos directores se encuentra la ampliación de puntos de carga para coches eléctricos, ante la perspectiva de crecimiento de esta forma de movilidad. Además, el director de la EPI plantea para el futuro corregir el riesgo de inundación del edificio principal como sucedió en 2018. En total, las dos escuelas cuentan con 3.300 alumnos y más de 500 profesores.

Compartir el artículo

stats