Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

"Foment-On", el diseño de 7,6 millones que gana el concurso para reformar la costa de Cimadevilla al Natahoyo

El proyecto ganador recupera el verde en la zona con 400 árboles

Una recreación del proyecto

“Foment-on”, un proyecto de 7,6 millones, que rodea de verde Poniente y suma 400 árboles a la fachada, ha sido el proyecto ganador del concurso de ideas para la reforma de Poniente. Los accesist han ido a “”Gijón simétrico” –ganador de la consulta popular– y “Al mar prestai Xixón”. El jurado se reunió esta tarde en la Casa Consistorial para analizar los trece proyectos presentados al concurso. 

Los autores de “Foment-on” le han puesto a su obra de subtítulo “un paseo verde y azul” y organizado el plan de acción en cinco líneas que marcan los objetivos a conseguir desde su propia denominación: los coches reclaman su jubilación, diáfano y sin barreras, devolver el verde a la tierrina, para todos e impulso económico.

Esa jubilación de los coches en favor de los desplazamientos peatonales y ciclistas supone en este proyecto, entre otras cosas, que Rodríguez San Pedro se quede en un único carril de acceso al parking subterráneo de Fomento y a partir del cruce con la calle Pedro Duro se convierta en una zona de prioridad residencial solo con acceso a vehículos autorizados y transporte público y limite de velocidad a 30 kilómetros a la hora. Se peatonalizarían las calles Zamora, Felipe Menéndez y Travesía de Fomento y los accesos a todo el ámbito quedarían controlados con un sistema de cámaras.

 Para compensar, Marqués de San Esteban se convertiría en vía de doble sentido. Otro cambio que se propone es la eliminación del acceso de vehículos en plaza del Marqués y Muelle de Oriente, quedaría solo para residentes y autorizados. Paralela a la línea de tráfico y entre dos franjas ajardinadas para dar mayor sensación de seguridad estaría el carril bici con dos nuevas estaciones de Gijón Bici en el entorno de la cuesta del Cholo y los Jardines de la Reina.

Diáfano y sin barreras es el nombre de la estrategia que da cobertura a la idea de eliminar cualquier obstáculo para el campo de visión del viandante lo que afectaría, muy especialmente, al tramo de doble altura de Rodríguez San Pedro y todo el trecho de escaleras de entrada a la playa de Poniente y las que existen en la zona que va desde el edificio de La Buena Vida a Talasoponiente. Justo el tramo donde los autores del proyecto proponen cambiar el muro por montículos de vegetación para la contención de arena con varias aperturas para acceder a la playa. Todo un borde verde.

 Precisamente una de las piezas que se suman al plan para “devolver el verde a la tierrina” –otra de las líneas estratégicas– junto a plantar 400 árboles nuevos, muchos de ellos en la zonas de Poniente y la cuesta del Cholo, utilizar pavimentos que permitan la filtración de aguas pluviales, disolver el límite entre la playa y el paseo con vegetación tapizante y crear una gran zona verde cerca del Acuario. Entre los árboles que se proponen hay tilos, tamarindos y sauces cenizos.

El “para todos” es un plan de reactivación del espacio que se hace en base a la división en dos del territorio motivo de concurso. Para los creadores del “Foment-on” hay que distinguir, por un lado, la zona de paseo que conforman Claudio Alvargonzález, Muelle de Oriente y Rodríguez San Pedro y, por otro, los alrededores de la playa de Poniente. En esa zona de paseo sugieren ensanchar aceras y poner más verde pero también actuaciones singulares como una grada en la cuesta del Cholo “para cholear” y una instalación ordenada de terrazas en la calle de Claudio Alvargonzález. La antigua oficina de Turismo se reconvertiría en la sede de las empresas de alquiler de actividades acuáticas.

Y para el entorno de Poniente: espacios de sombra y techo, áreas de reunión, escenarios para conciertos y eventos culturales, áreas infantiles, espacios deportivo y “mucho, mucho, mucho espacio verde”, explican en la memoria del proyecto.

La estrategia de impulso económico pone su mirada en una calle, Rodríguez San Pedro que ahora, denuncian, presenta “una desagradable imagen de decadencia”. Esa realidad y el planteamiento de que hay que impulsar la actividad en planta baja y garantizar una densidad de veinte locales por cada cien metros lineales recorridos lleva a los autores del proyecto a “considerar la calle y las plantas bajas como un conjunto” donde las aceras más anchas y el aumento de la vegetación ayuden a los negocios pero donde también se busque la posibilidad de que los locales se puedan reconvertir en viviendas. Todo lo que se plantean en este “Foment-on” costaría algo más de 7,6 millones de euros.

Compartir el artículo

stats