Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Poniente recela del plan para el paseo: “No queremos un parche”

“Hay que hacer los planes con respaldo presupuestario”, afirman los vecinos | La hostelería pide una gran zona polideportiva

El paseo de Vicente Álvarez Areces, paralelo a la playa de Poniente. | M. L.

La decisión de la concejalía de Medio Ambiente y Movilidad de que la reforma del paseo marítimo occidental se lleve a cabo por fases y que la primera de ellas se centre en Poniente, tal y como adelantó ayer LA NUEVA ESPAÑA, ha sido acogida con escepticismo en esa zona de la ciudad. El vicepresidente de la Asociación de Vecinos Pando, Javier Palacios, reconoció que la necesidad de actuar en el enclave es “evidente”, pero teme que, tal y como se está planteando todo el proyecto, se terminen poniendo “parches”. “Hay que actuar con una visión global y con anuncios que estén respaldados con un presupuesto”, sostiene Palacios, que también recela del proceso de participación para que la ciudadanía eligiese las tres ideas que prefiere de entre las trece que se han presentado al concurso internacional convocado por el Ayuntamiento y cuyo fallo, salvo sorpresa de última hora, se dará a conocer hoy por la tarde. “Participó muy poca gente porque, pese a que se llegó a plantear en las reuniones, al final no se permitió el voto presencial”, indicó Palacios.

El hostelero Francisco López, de La Botica Indiana, coincide con Palacios en que Poniente necesita una actuación que “sirva de revulsivo para la zona”. Según afirma, “tenemos el paseo, la explanada y la playa, y desde luego que se podría aprovechar todo mejor”. Cuando se le pregunta por actuaciones concretas, aboga por la implantación de una zona polideportiva. “Creo que daría mucha vida a la zona”, afirma.

Entre los vecinos de Poniente también hay quien aboga por invertir en mantenimiento. “Lo que hay está bien, lo que se necesita es cuidarlo y que no se deteriore”, afirma Manuel Gómez, que también pide al gobierno municipal una “visión general de la ciudad”. “De poco valdrá lo que aquí se haga en caso de que no se tenga en cuenta el plan de vías”, señala.

“Gijón Simétrico”, el proyecto más votado por los vecinos en la consulta popular, es el más caro, con 20,6 millones de euros de presupuesto. Por lo que se refiere a la explanada de Poniente y a la zona de astilleros, plantea la construcción de un cuarto edificio barco y la extensión de la cubierta del Acuario para generar bajo ella un espacio para usos deportivos, lúdicos, culturales y comerciales. Además, esta cubierta serviría para producir energía solar con la que abastecer las instalaciones.

Un ágora verde en la zona es la propuesta que realizan los autores de la iniciativa para Naval Gijón (pese a que se trata de un ámbito que no es motivo del concurso) con un centro de empresas relacionadas con la industria energética en un edificio que tendría dos plantas subterráneas dedicadas a aparcamiento. La zona de la dársena del espacio industrial quedaría reconvertida en espacio de práctica de actividades sociodeportivas ligadas al mar y con piscinas naturales. Además, se plantea conectar ambos espigones de la dársena con una pasarela peatonal para dar continuidad al paseo. Al final de la playa de Poniente se colocaría una de los hitos singulares de la iniciativa: una torre eólica que serviría a la vez de mirador y que podría albergar oficinas.

En todo caso, y pase lo que pase finalmente con el fallo del jurado profesional, la concejalía de Movilidad tiene claro que la solución que se va a adoptar saldrá de combinar lo más interesante de las diferentes ideas a concurso. Para el inicio de las obras no hay una fecha concreta, pero la envergadura de la actuación y su elevado coste han decidido al gobierno municipal a dividir la actuación en tres fases. La primera será en todo el entorno de la playa de Poniente, la segunda el eje de Rodríguez San Pedro y la tercera la línea de costa que se extiende de los Jardines de la Reina a la Punta Lequerica.

Compartir el artículo

stats