Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El campus reclama la nueva residencia y quiere unirse para generar dobles grados

El nuevo curso presencial, cuyo inicio no ha tenido incidencias por covid, deja “buenos datos” de matrícula, con algunas especialidades “al límite”

Por la izquierda, Fernando Alonso, Rubén González, Leví Pérez y Juan Carlos Campo, ante la antigua Escuela de Comercio de la ciudad. Pablo Solares

Las escuelas y facultades universitarias de Gijón han iniciado el curso de recuperación de la presencialidad sin incidencias relacionadas con el covid, algunos incrementos de matrícula pese al descenso generalizado en la institución académica asturiana y con varios retos pendientes, tales como el incremento de las sinergias entre los cuatro centros implantados en la ciudad o la residencia de estudiantes. LA NUEVA ESPAÑA ha reunido –para analizar el arranque del ejercicio, la actualidad del campus y las perspectivas de futuro– a sus máximos responsables. Son Juan Carlos Campo, director de la Escuela Politécnica de Ingeniería (EPI); Leví Pérez, decano de la Facultad de Comercio, Turismo y Ciencias Sociales Jovellanos; Rubén González, director de la Escuela Superior de Marina Civil, y Fernando Alonso, decano de la Facultad de Enfermería. Los cuatro coinciden en que el campus está plenamente consolidado y que el proyecto de ampliación del Parque Científico Tecnológico supone una oportunidad para crecer y mejorar.

Por lo que se refiere a la Facultad Jovellanos, Leví Pérez califica de “buenas” las cifras de matrícula, con 370 estudiantes de nuevo ingreso y 1.465 en total. Comercio y Marketing y Trabajo Social están “prácticamente al limite”. Además, en Turismo, que era la especialidad con peores datos, la inscripción se ha recuperado ligeramente hasta los 49 nuevos alumnos. Sobre la reforma en marcha de este último grado, Leví Pérez avanza que el próximo jueves la Facultad recibirá la visita del panel de la Agencia Nacional de Evaluación de la Calidad y Acreditación (ANECA) para analizar el proceso. “Aún no tenemos muy claro el detalle del plan de estudios, pero trataremos de adaptarlo a las necesidades del mercado”, señala el decano.

Otro de los objetivos que se marca el máximo responsable de la Facultad Jovellanos es “impulsar los estudios de posgrado”. Además, tiene sobre la mesa un máster oficial vinculado a Trabajo Social, alineado con la estrategia del Principado en materia de envejecimiento saludable. Leví Pérez se muestra de acuerdo en que “resultaría interesante promover iniciativas docentes a nivel de campus, como dobles grados”.

Afirma Juan Carlos Campo que la implantación del grado en Ciencia e Ingeniería de Datos ha tirado fuerte de las cifras de matriculación en la Politécnica, centro que también ofrece cifras positivas en Informática, Ingeniería Eléctrica e Ingeniería Mecánica. “El nuevo grado es estratégico y ha tenido muy buena acogida. Nos apuntala dentro de la Universidad en uno de los ámbitos de más valor añadido de la nueva economía digital, con ramificaciones en todos los ámbitos y abriendo la posibilidad a interacciones con otras titulaciones”, subraya Campo, que también destaca como “las sinergias con la empresas, que se han volcado con el grado, y con la Milla del Conocimiento son plenas”.

Respecto a la posibilidad de contar con nuevas titulaciones, el director de la Politécnica reconoce que para grados no hay apenas margen, pero sí para “temas como la formación dual universitaria o los grados abiertos, que son una oportunidad clara a un coste mínimo o, incluso, sin coste”. Para Campo, el campus gijonés “está en mejores condiciones que otros puntos de la Universidad” para “conseguir una colaboración tangible, medida y medible con el entorno”.

En Enfermería, con muchas más solicitudes de admisión que plazas disponibles, el curso ha arrancado con 300 estudiantes y sin incidencias. A ello ha contribuido, explica su decano, Fernando Alonso, la cesión de dos salas en la Laboral para impartir las clases de Primero durante este primer trimestre del ejercicio. “Las prácticas clínicas, que tantos problemas nos dieron el curso anterior, se están realizando ya con absoluta normalidad”, destaca Alonso, que también adelanta que a las dos profesoras con dedicación completa que se incorporaron a mitad del curso pasado se les sumarán nuevas plazas a tiempo parcial para las prácticas clínicas hospitalarias.

Déficit de profesores

Para abordar el déficit de profesionales de la enfermería, el director de la Facultad estima necesario un “incremento sustancial de la oferta de matrícula y del volumen anual de egresados”. “No hay otro camino que reforzar nuestra capacidad docente, algo no fácil, ya que requiere el acuerdo de la Universidad de Oviedo, la modificación de la memoria del título y recursos”.

“En el grado en Náutica y Transporte Marítimo se han cubierto todas las plazas y en el de Marina hemos experimentado un muy considerable aumento de matrícula”, detalla, por su lado, Rubén González. El director de la Escuela de Marina también destaca que desde el equipo rectoral “han sido sensibles a nuestra especial problemática con el profesorado, lo que ha permitido la incorporación de nuevos docentes en unas condiciones adecuadas que les permitan el transito desde la actividad profesional a la académica buscando estabilizarse lo antes posible”. “Si bien todavía tenemos necesidades, se trata de un importante paso”, valora.

Marina, explica su director, no tiene previstos nuevos grados, aunque sí piensa en un oferta de formación continua y especializada en el ámbito de los nuevos retos del sector, a través de títulos propios o cursos de especialista. González confía en que “la puesta en marcha de la Cátedra Milla del Conocimiento: Gijón Azul pueda ser una buena herramienta para convertir a nuestra Escuela en catalizadora de todas las iniciativas que se pretenden fomentar alrededor de la economía azul”.

Compartir el artículo

stats