Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La Laboral consolida su recuperación con 55.000 visitantes este año, un 41,35% más

La celebración de congresos y el auge del turismo en verano al finalizar las restricciones contribuyen a la mejora: “Cada vez van más personas”

Un grupo de visitantes, ayer, accediendo a la Laboral. | Juan Plaza

Claro repunte de visitantes a la Universidad Laboral. El complejo arquitectónico diseñado por Luis Moya se ha consolidado en lo que va de 2021 como uno de los polos de atracción turística con 55.760 viajeros registrados entre enero y septiembre, aunque el goteo de visitantes ha sido más intenso en los meses de verano, a partir de que se levantó el segundo estado de alarma por la pandemia que impedía la movilidad entre las comunidades autónomas. La cifra la ha calculado la Sociedad Pública de Gestión y Promoción Turística y Cultural del Principado, Recrea, que pertenece a la consejería de Cultura. “Cada vez acude más gente a La Laboral”, apuntan desde el organismo oficial.

Recrea mide los visitantes clasificándolos en dos grandes grupos. El primero atañe a las visitas guiadas que se realizan al coloso de Cabueñes. En ese apartado, entre enero y septiembre, La Laboral recibió un total de 7.234 personas, lo que supone un 34,36 por ciento más que en el mismo periodo del año pasado. El segundo apartado que analiza Recrea son las visitas libres, donde se incluyen las excursiones organizadas y cualquier otro viajero que se haya acudido al complejo y se haya registrado. En este punto hubo 48.526 viajeros entre enero y septiembre, aunque lógicamente la mayoría llegaron a partir de mayo, cuando se levantaron los cierres perimetrales. Esto supone un 41,35 por ciento más de actividad respecto al año pasado en el mismo periodo de tiempo, pero en 2020.

El 2020 y el 2021 han sido los dos años pandémicos, cada uno con sus peculiaridades. Mientras que el año pasado hubo un confinamiento general en el que prácticamente toda actividad cultural presencial tendió a cero entre marzo y mayo, cuando comenzó la desescalada. Sin embargo, entre enero y hasta que se declaró el primer estado de alarma, la actividad fue completamente normal. Cosa que no sucedió en el 2021 donde hasta septiembre Asturias no alcanzó la “nueva normalidad” y eliminó la mayoría de las restricciones de aforo y de horarios que se fueron imponiendo a lo largo del año para reducir el número de contagios.

La recuperación de la actividad congresual en la ciudad y el auge del turismo que se vivió en los meses veraniegos también han contribuido que La Laboral haya aumentado considerablemente el número de turistas que la visitan. Las excursiones organizadas desde cualquier punto de España también han repuntado y a finales de septiembre, Gijón recuperó los cruceros. El “World Voyager” atracó en la ciudad el pasado 27 de septiembre con cerca de cien pasajeros, la mayoría alemanes, que además de visitar Cimadevilla se quedaron prendados con el encanto del edificio civil más grande de España.

La Universidad Laboral se encuentra además inmersa en un proceso para intentar convertirse en Patrimonio Mundial de la humanidad. Este proceso lo inició en febrero del año pasado la asociación de Antiguos Alumnos de la Universidad Laboral, que se encargan en cada uno de sus actos de difundir las razones por las cuales el complejo debería entrar en la lista de monumentos de la Unesco.

Así las cosas, cada fin de semana el patio central de La Laboral se convierte en una mezcolanza de acentos. La pasada semana pasaron por la zona decenas de visitantes del norte de Extremadura y del sur de Salamanca, aunque también había madrileños y asturianos llegados de varios puntos de la región que se acercan hasta Cabueñes para conocer los secretos de La Laboral.

Compartir el artículo

stats