Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Germán Fernández, ante el juicio: “No les guardo rencor, pero no les perdono porque jodieron mi vida y la de mi familia”

Cuatro jóvenes se sentarán mañana en el banquillo, cuatro años después de la agresión que sufrió el camarero gijonés y que le motivaron importantes secuelas

Germán Fernández, ante el juicio: “No les guardo rencor, pero no les perdono porque jodieron mi vida y la de mi familia”

Para ver este vídeo suscríbete a La Nueva España o inicia sesión si ya eres suscriptor.

Germán Fernández, ante el juicio: “No les guardo rencor, pero no les perdono porque jodieron mi vida y la de mi familia” I. Peláez

El gijonés Germán Fernández continúa dan pasos firmes en su recuperación desde que la madrugada del 14 de julio de 2017 sufriese graves heridas que, tras varios días en coma y casi 50 días en la UCI, le provocaron severas secuelas tras un incidente en la zona de Fomento. Ahora, más de cuatro años después, los cuatro jóvenes procesados por estos hechos se sentarán en el banquillo de los acusados por los delitos de lesiones y lesiones cualificadas. Tres de ellos, que niegan cualquier contacto con el joven camarero gijonés aquella noche, afrontan doce años de cárcel, mientras que el otro, que reconoció haber propinado un puñetazo a Germán Fernández, se enfrenta a una condena de catorce años y medio. “Tengo mucha confianza en la Justicia, no estoy nervioso y tengo ganas de que pase el juicio”, comparte Germán Fernández antes de reencontrarse con sus presuntos agresores.

El joven sigue inmerso en la recuperación de las graves lesiones que sufrió aquella madrugada, cuando su grupo de amigos y el de los acusados tuvieron una disputa en un bar de la calle de Marqués de San Estaban. Luego, ya en la calle, prosiguió la pelea que acabó con Germán Fernández gravemente herido en el suelo, lo que generó una exhaustiva investigación policial y una reacción ciudadana alertando de la violencia en las zonas de ocio de Gijón. El proceso hasta el juicio ha sido largo, con la detención e ingreso en prisión provisional de hasta seis jóvenes (más otros dos en calidad de investigados que no llegaron a entrar en la cárcel) por lo ocurrido. Fueron muchos los testigos de aquel conflicto, pero con versiones contradictorias y que hasta fueron cambiando a lo largo del proceso judicial mientras el joven trataba de salir adelante. La instrucción judicial, finalmente, permitió sentar en el banquillo a cuatro de ellos: Rubén Á. H. (el joven que reconoció el puñetazo a Germán Fernández), Imad A., Yeray R. V. y Jorge Á. G.. La acusación particular, que ejerce la familia de la víctima, les acusa de homicidio en grado de tentativa, pero reclama las mismas penas que el Ministerio Fiscal.

Está previsto que Germán Fernández declare en la vista. “De los momentos malos no recuerdo casi nada. Solo espero justicia, porque llevo cuatro años de recuperación, pagándome yo el logopeda, gimnasio, piscina… No es solo el dinero, pero tuve que aprender a caminar, a comer, a beber y hablar, aunque ellos crean que me hicieron poco”, explica Germán Fernández a LA NUEVA ESPAÑA. “No les guardo rencor ni les deseo ningún daño a ellos, pero no les perdono porque nos jodieron la vida a mi y a mi familia”, añade el joven gijonés. Su madre, Yolanda Fernández, está en la misma línea. “Solo quiero justicia para él y para todos, que no la veo. Aquí hay una libertad para delinquir que no entiendo, quiero justicia y que no vuelva a ocurrir nada igual, y en Gijón estamos todos a una.

El juicio arranca mañana miércoles con la declaración de los acusados y varios testigos además del propio Germán Fernández y su madre. Están previstas siete sesiones para escuchar a testigos, peritos y policías. 

Compartir el artículo

stats