Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Alfredo Alegría Presidente del Real Club Astur de Regatas, que celebra su 110.º aniversario

“El lugar ideal para ampliar nuestra escuela de vela sería el espigón de Fomento”

“Entre este año y el que viene nos gustaría afrontar la modernización de los vestuarios de la piscina, que se han quedado pequeños”

Alfredo Alegría, en el Real Club Astur de Regatas. | Ángel González

Alfredo Alegría (Gijón, 1960) es el presidente del Real Club Astur de Regatas de Gijón, uno de los clubes sociodeportivos de la ciudad con más historia y que celebra este año su 110.º aniversario con 4.000 socios. Ingeniero de caminos, trabaja en la empresa familiar y está en su tercer mandato, el último que le permiten los estatutos de la entidad de la que cogió el timón en primavera de 2011.

Le tocó el centenario y le toca el 110.º aniversario, una fecha especial.

–Sí, aunque no tiene nada que ver con el centenario. No tenemos ninguna celebración especial debido al coronavirus. Son 110 años, pero para nosotros es un año más. Tenemos tradición y los socios del club es gente que le tienen mucho aprecio a la entidad. Hay mucha tradición familiar, muchos de los socios lo somos hoy porque lo fueron nuestros padres antes. Esto se transmite de generación en generación.

–¿Deportivamente, en qué momento se encuentran?

–Como se sabe, nuestro emblema es la vela. Estamos abiertos a cualquier modalidad náutica, pero la vela es lo principal. En ese sentido, tenemos mucha actividad, a pesar de que Gijón da para lo que da. Todos los fines de semana del año hay actividad y también todos los días de verano. Tenemos un poco de todo, desde la formación con la escuela de vela, equipos de regatas y organización de regatas. Casi todos los fines de semana hay regatas. Si no hubiera quien las organizara, casi no existiría la vela. Es una labor bastante sorda, porque se conoce poco. En la mar no te ve nadie y es poco vistoso, pero es un trabajo muy continuo a lo largo de todo el año. Promovemos la vela y la practicamos, pero no es algo exclusivo del club porque no hace falta ser socio para participar.

–Su escuela está en el puerto deportivo. ¿En qué tiene que derivar el paseo de Fomento?

–Lo que nos interesa es que las instalaciones náuticas sean cada vez mejores, que no se conviertan en bares y terrazas. Tenemos una instalación, que nos gustaría que fuera mejor y más grande, pero no encontramos solución para ello porque no es nuestro. No me meto en lo que vayan a hacer con el paseo, aunque personalmente no veo necesidad de hacer nada especial. No queremos que las pocas zonas dedicadas a la náutica se hagan más pequeñas. Pero no tengo mucha fe en ello porque no parece interesar demasiado un gran cambio.

–¿En su caso una ampliación es complicada?

–Mucho. Nos gustaría tener más espacio para tener diferentes actividades, pero debido a la ubicación de la sede del club en el Cerro Santa Catalina, aunque nos rompamos la cabeza para sumar cosas nuevas, estamos muy limitados de espacio. En la vela y la náutica dependemos del puerto deportivo y nos gustaría mejorar nuestra escuela de vela, pero es complicado porque no tenemos dónde.

–¿No hay opción alguna?

–Está la famosa polémica con la Federación Asturiana de Vela, con diferentes proyectos. Nosotros tuvimos el nuestro hace unos años y cuando estaba a punto de salir adelante nos lo echaron abajo. Luego hubo otros que fueron resultado de la participación ciudadana y que tampoco salieron. Nuestra gran aspiración es poder ampliar la Escuela de Vela, que no sería solo para nosotros sino para cualquier otro que lo quiera. El lugar ideal en el puerto deportivo es el espigón central, donde está la Federación de Vela. Se debería emplear el espacio, porque la mitad del espigón no se usa para nada.

–¿Qué mejoras les quedan pendientes?

–Modernizar los vestuarios de la piscina y el balneario, tanto de hombres como de mujeres. Se han quedado pequeños y por espacio es imposible ampliarlos. Hay que modernizarlos porque tienen 40 años. Siempre nos han aparecido cosas más urgentes, pero creemos que entre este año y el siguiente se pueda afrontar. El problema es que no se pueden hacer más grandes.

–¿Como es la relación con el Ayuntamiento?

–Correcta. Me llevo bien con el concejal de Deportes, José Ramón Tuero, porque siempre es muy atento con nosotros.

Compartir el artículo

stats