Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Se apuñala en una pierna tras romper con su pareja en Gijón

El herido, residente en la calle Larra, tuvo que ser trasladado a Cabueñes debido a la gravedad de la herida que se provocó

La calle Larra, donde se produjeron los hechos.

Se infringió graves lesiones en una pierna para evitar que su pareja le abandonara. Un varón nacido en 1981 y residente en el barrio de El Llano tuvo que ser ingresado la madrugada del pasado sábado en el Hospital de Cabueñes después de haberse provocado a sí mismo una herida importante en un muslo tras haber discutido con la persona con la que mantiene una relación sentimental. Según él mismo declaró ante los agentes de la Policía Nacional que intervinieron tras la llamada de una vecina, se provocó dichas lesiones tras haber mantenido una fuerte discusión con su pareja, también de 1981, que había manifestado su intención de cortar el vínculo que une a ambos. El herido tuvo que ser evacuado al Hospital de Cabueñes tras haber perdido una considerable cantidad de sangre, como pudieron constatar los agentes por el reguero que quedó en el pasillo de la casa.

Los hechos se produjeron en la calle Larra, la madrugada del 23 al 24 de octubre. Fue una vecina la que llamó a los agentes, tras haberse despertado por los ruidos de lo que parecía una bronca. Lo que esta mujer escuchó fue una persona golpeando la puerta donde vivía el herido, pidiendo entrar a la casa y hablando en tono desesperado. Esta persona resultó ser la pareja del lesionado, que tras haber discutido con él, carecía de llaves para acceder a la vivienda en la que sucedieron los hechos. Ya sospechaba que algo no iba bien, puesto que, según los testigos, gritaba con tono desesperado “¡qué has hecho, qué has hecho!”.

Tras personarse varios agentes de la Policía Nacional en la vivienda, el afectado finalmente accedió a abrir la puerta de la casa. Los policías pudieron ver que en el pasillo había quedado un importante reguero de sangre que llegaba hasta el baño y vieron también un “cuchillo de grandes dimensiones” detrás de la puerta de entrada de la casa. Una de las hipótesis es que el varón que se provocó las lesiones cogió el cuchillo en la cocina, se hirió en el baño y dejó la sangre en el pasillo al ir a abrir la puerta a la Policía Nacional.

Él mismo declaró que se había atacado a sí mismo porque, tras haber discutido con su pareja, temía que fuera a cortar la relación sentimental que les une desde hace tiempo. Las lesiones fueron considerables. Una “herida incisiva” en la cara externa del muslo derecho, que, como comprobaron después en el Hospital de Cabueñes, a donde tuvo que ser evacuado el herido, tenía entre tres y cuatro centímetros.

Según explicaron fuentes policiales, la llamada que realizó la vecina fue trascendental para evitar que la cosa fuera a mayores. Por esa parte del cuerpo pasan importantes vasos sanguíneos que en el caso de haberse visto afectados podrían haber provocado lesiones mayores al afectado e incluso que se hubiese desangrado.

Compartir el artículo

stats