Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La ampliación de Cabueñes mejorará los accesos y las entradas de las ambulancias

La empresa encargada de las obras deberá incluir un plan de gestión de residuos y reconstruir la superficie para helicópteros

Accesos a las Urgencias del Hospital Universitario de Cabueñes. Marcos León

La primera fase de las obras de ampliación del Hospital Universitario de Cabueñes, que implicará la construcción de un nuevo edificio en la zona este recinto, deberá corregir los problemas de accesos que actualmente afectan al principal centro médico del área sanitaria V, a donde llegan a diario 900 coches; y especialmente la deficiente entrada de las ambulancias al área de Urgencias. Además, la empresa que se encargue de las obras deberá incluir una propuesta de control de calidad, un plan de gestión de residuos y otro de ejecución medioambiental. Esta primera fase está dotada de una inversión de casi 45 millones (44.966.475 euros), cuyo grueso se desarrollará entre los años 2022 y 2023, con 17,9 y 20,23 millones de euros respectivamente. El resto se invertirá en lo que resta de 2021, con 2,2 millones y la última partida se aplicará en 2024 con 4,4 millones. El proyecto deberá desarrollarse sin que se divida en diferentes lotes para no afectar al correcto funcionamiento del actual hospital.

Todos estos detalles figuran en la propuesta para la contratación de las obras de ampliación y reforma del Hospital de Cabueñes, que ayer fue publicada en el portal de licitaciones del Estado, tras ser anunciada por el Principado. Este proyecto se basa en el plan director del Hospital de Cabueñes, que se presentó en el 2018. En la propuesta publicada hace dos días se explicita “la evidente necesidad” de ejecutar la ampliación de Cabueñes por “el deterioro y la obsolescencia de las instalaciones que presenta la infraestructura sanitaria”, así como “las dificultades de acceso al centro hospitalaria”.

Entre esas dificultades se señalan varias. Una de ellas, el acceso de las ambulancias al servicio de Urgencias, pero también la “inoperatividad” de la actual helisuperficie, “las dificultades de acceso para los suministros”, la “falta de una vía de circulación perimetral que afecta a la seguridad” y el “colapso que originan los más de 900 vehículos” que estacionan en el actual entorno sanitario. También se explica que el nuevo edificio debe ser tenido en cuenta con “soluciones arquitectónicas modulares y lo más homogéneas posibles” que permitan su “adaptación y variabilidad” en futuro. Todo ello debe ejecutarse sin entorpecer el actual funcionamiento del Hospital de Cabueñes. En esta fase 1 también se habla de la construcción de una serie de galerías subterráneas en forma de anillo que tendrá el nuevo edificio, de tal forma que se garantice el funcionamiento de todo el centro y “ofrecerán seguridad frente a eventuales averías al tener suministro por dos ramales”.

El nuevo hospital contará con dos sótanos y seis plantas donde se albergarán diferentes equipamientos sanitarios. Entre ellos, habrá un centro de día oncohematológico que se situará en el ala norte de la quinta planta, de tal forma que los pacientes tengan vistas lejanas del mar cantábrico, y una UCI en la sexta planta, que estará dividida en dos zonas, una con diez camas y la otra con 12, comunicadas entre sí pero con controles diferenciados y elementos de apoyo compartidos.

Compartir el artículo

stats