Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El hombre armado en la trifulca de Cimadevilla era un agente de paisano

“Fue legal, desenfundó por seguridad”, afirma la Policía tras las críticas de Podemos

El policía secreta, con la pistola desenfundada.

Misterio resuelto. El hombre fotografiado con una pistola el pasado sábado durante la trifulca del pasado sábado en Cimadevilla en las horas previas al partido entre el Sporting y el Valladolid es un policía nacional secreta que estaba de servicio en el momento de los hechos. Así lo confirmaron ayer fuentes policiales, que defendieron que la actuación fue “completamente legal” y que el agente desenfundó “por cuestiones de seguridad y para disuadir”. Podemos había exigido conocer datos de esa persona.

“Lleva la pistola pegada al cuerpo y lo hizo porque la situación se empezó a poner complicada”, explica la Policía en referencia al incidente en el que un grupo de unas diez personas vestidas de negro comenzaron a lanzar botellas de vidrio contra varios aficionados del Valladolid.

Pasó todo muy rápido

“Fue un susto, pero todo quedó ahí”. Así se expresó al día siguiente del altercado David Vega, el gerente del establecimiento hostelero varios aficionados del Valladolid fueron sorprendidos por un grupo de unas diez personas que les lanzaron botellas de vidrio. El incidente se produjo a la hora de comer del pasado sábado, es decir, horas antes del partido que enfrentó al conjunto castellano con el Sporting en El Molinón. Varios antidisturbios de la Policía Nacional intervinieron en la zona, pero el suceso se zanjó sin detenidos y tampoco sin heridos. “Pasó todo muy rápido, afortunadamente nadie salió dañado”, incidió Vega.

Compartir el artículo

stats