Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Papa Gore, de nuevo ante el juez por una trifulca con un marroquí en un bar de Pumarín

El exmilitar senegalés afronta dos años de cárcel tras mantener una pelea con otro individuo, que le atacó con un machete de cocina por la espalda y para el que pide cuatro años

Papa Gore Ndoye durante uno de sus últimos juicios por atentado a la autoridad.

El exmilitar senegalés Papa Gore Ndoye, de 43 años, con múltiples antecedentes y en prisión preventiva por agredir a varios policías el pasado mes de mayo, volverá a sentarse en el banquillo de los acusados mañana jueves para responder por un delito de lesiones por el que la Fiscalía solicita dos años de cárcel. En esta ocasión, estará acompañado por un individuo de origen marroquí, en situación irregular en España y sin antecedentes penales, con el que mantuvo una trifulca en un bar de la calle Cataluña, en el barrio de Pumarín, en octubre de 2020. Este investigado, de 44 años, atacó a Ndoye con un machete de cocina por la espalda, y en su caso afronta cuatro años de cárcel. En ambos casos la fiscal solicita la expulsión del territorio nacional de los dos acusados durante seis años.

El nuevo incidente por el que Papa Gore tendrá que declarar -acumula varias condenas por agredir a agentes de la autoridad- mañana por la mañana tuvo lugar sobre las 13.45 horas del 15 de octubre de 2020, momento en el que los dos procesaron iniciaron una discusión cuando el exmilitar senegalés salía del baño, fruto de la cual “se agredieron mutuamente”. El marroquí, de iniciales A. E. J., se abalanzó sobre Papa Gore le propinó dos puñetazos en la cara que provocaron su caída al suelo. Mientras el exmilitar se iba, el otro acusado agarró un machete de cocina y le atacó por la espalda. Fue entonces cuando el senegalés lo agarró y lo metió dentro del bar hasta la llegada de la Policía Nacional que detuvieron a ambos.

Según el relato del Ministerio Fiscal, tras la agresión, Papa Gore sufrió una “herida inciso-contusa en la parte superior del hombro izquierdo, excoriación en el tercio medio del borde cubital del antebrazo izquierdo, excoriación en la rodilla izquierda y, fractura lineal en el extremo del acromion de la escápula izquierda”, además de una primera asistencia facultativa, de tratamiento médico y quirúrgico consistente en sutura de la herida en el hombro y tratamiento ortopédico (inmovilización del hombro izquierdo mediante cabestrillo). Tras un mes para recuperarse le quedó como secuela una cicatriz de cinco centímetros en la cara superior del hombro izquierdo.

El otro implicado, por su parte, “sufrió erosiones en el dorso de la mano derecha, erosión en el codo derecho, herida contusa en la raíz nasal y fractura de huesos nasales, precisando para su sanidad, además de una primera asistencia facultativa, de tratamiento médico quirúrgico consistente en el cierre con bandas adhesivas de la herida nasal”. Una cicatriz horizontal, apenas visible y de once milímetros de longitud, en el lado derecho de la raíz nasal fueron las secuelas.

La Fiscalía atribuye a Papa Gore un delito de lesiones por estos hechos por el que solicita dos años de cárcel y tres de alejamiento del otro implicado. El marroquí, por su parte, afronta cuatro años de cárcel por un delito de lesiones con uso de arma blanca y cinco años de alejamiento.

Antecedentes de Papa Gore y orden de expulsión de España

 Papa Gore Ndoye cumple prisión provisional desde el pasado mayo, cuando atacó a varios Policías que acudieron a su domicilio por un incidente con su compañera sentimental. Este individuo, que en 2016 ya había sido condenado a dos años y medio de cárcel por atentar contra varios agentes de la autoridad, arremetió contra los policías, destrozó el coche patrulla y todavía agredió a más agentes en Comisaría. Cumple prisión preventiva desde entonces ante su "reiteración delictiva". Tiene también recurrida ante el Tribunal Supremo una sentencia condenatorio a 16 meses de prisión por el mismo delito de atentado a agente de la autoridad. Existe una orden de expulsión del territorio nacional contra él, pero no se ha hecho efectiva todavía por la situación sanitaria. No obstante, tiene todavía causas pendientes con la justicia como el juicio de mañana o la agresión a los policías del mes de mayo.

Así fue el impresionante despliegue policial para trasladar a prisión a Papagore Ndoye

Compartir el artículo

stats