Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Papa Gore niega la agresión a un marroquí en un bar de Pumarín: "Solo le reduje cuando me atacó"

El exmilitar senegalés afirma que solo se defendió cuando le agredieron con un machete mientras | El otro acusado también negó los cargos y aseguró que le atacaron "por ser moro"

Papa Gore Ndoye, custodiado por la Policía, junto al otro acusado durante el juicio esta mañana. Ángel González

"Salí del baño y me dijo que me abrochase el cinturón, se abalanzó sobre mí y le empujé. Estando fuera del bar me atacó por la espalda, me dio un machetazo en el hombro izquierdo. Yo solo le reduje". Con estas palabras defendió esta mañana su inocencia el exmilitar senegalés Papa Gore Ndoye, que afronta dos años de cárcel por una trifulca con un hombre de nacionalidad marroquí, de 44 años. Trifulca ocurrida en un bar del barrio de Pumarín en noviembre de 2019. Este otro individuo, para el que el fiscal solicita cuatro años de cárcel al haber empleado supuestamente un arma blanca, también negó los cargos y argumentó que fue el exmilitar quien le atacó "por ser moro". "No le hice nada, me dio dos puñetazos en la cara y empecé a sangrar", relató este individuo. Para ambos se solicita seis años de expulsión de España.

Los hechos por los que declararon esta mañana los dos acusados ocurrieron en un bar de la calle Cataluña donde Papa Gore Ndoye, que estuvo hoy custodiado por dos agentes de la Policía Nacional, entró a pedir un café para "ir al baño". A su salida de produjo el altercado entre ambos, aunque cada uno responsabiliza al otro de iniciar la disputa. El fiscal estima que el marroquí, de iniciales A. E. J., en libertad, cogió un machete de cocina para atacar por la espalda a Papa Gore, que se defendió con empujones y metió en el bar a su atacante hasta la llegada de la Policía.

Según el relato del Ministerio Fiscal, tras la agresión, Papa Gore sufrió una “herida inciso-contusa en la parte superior del hombro izquierdo, excoriación en el tercio medio del borde cubital del antebrazo izquierdo, excoriación en la rodilla izquierda y, fractura lineal en el extremo del acromion de la escápula izquierda”, además de una primera asistencia facultativa, de tratamiento médico y quirúrgico consistente en sutura de la herida en el hombro y tratamiento ortopédico (inmovilización del hombro izquierdo mediante cabestrillo). Tras un mes para recuperarse le quedó como secuela una cicatriz de cinco centímetros en la cara superior del hombro izquierdo.

El otro implicado, por su parte, “sufrió erosiones en el dorso de la mano derecha, erosión en el codo derecho, herida contusa en la raíz nasal y fractura de huesos nasales, precisando para su sanidad, además de una primera asistencia facultativa, de tratamiento médico quirúrgico consistente en el cierre con bandas adhesivas de la herida nasal”. Una cicatriz horizontal, apenas visible y de once milímetros de longitud, en el lado derecho de la raíz nasal fueron las secuelas. El juicio quedó visto para sentencia esta mañana.

Los antecedentes de Papa Gore

La de esta mañana no es la única cuenta pendiente del exmilitar senegalés con la Justicia, que cumple prisión preventiva después de agredir en mayo a varios agentes que acudieron a su casa en el barrio de Montevil por una discusión con su pareja. Este individuo, que en 2016 ya había sido condenado a dos años y medio de cárcel por atentar contra varios agentes de la autoridad, arremetió contra los policías, destrozó el coche patrulla y todavía agredió a más agentes en Comisaría. Cumple prisión preventiva desde entonces ante “los antecedentes, los bastantes indicios de comisión de un delito continuado de atentado, por sus antecedentes, para evitar reiteración delictiva e impedir que se sustraiga de la acción de la justicia”. Tiene también recurrida ante el Tribunal Supremo una sentencia condenatoria a 16 meses de prisión por el mismo delito de atentado a agente de la autoridad. Existe una orden de expulsión del territorio nacional contra él, pero no se ha hecho efectiva todavía por la situación sanitaria, y además tiene pendiente varias causas. Su compañera sentimental, por su parte, ha denunciado por agresión y daños a los agentes que acudieron a su domicilio en el último incidente provocado por el exmilitar.

Así fue el impresionante despliegue policial para trasladar a prisión a Papagore Ndoye

Compartir el artículo

stats