Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El plan de vías se quedará sin las siete torres previstas y tendrá un gran corredor

Las edificaciones se harán en los extremos, incluido el hotel, y se ganarán 5.000 metros cuadrados de espacio verde al reducir viales | Ciudadanos ve en la “buena dirección” el cambio radical del proyecto, que favorecerá al peatón en el nexo con el barrio del Carmen

Por la izquierda, Gonzalo Canga, Dolores Patón, Pedro Guerrero, Ana González, Rubén Pérez Carcedo, Alberto López-Asenjo y Aurelio Martín, de espaldas, en la reunión de ayer en el Ayuntamiento. | Marcos León

La supresión de las siete torres previstas en el proyecto inicial de urbanización (la de 22 alturas cuya eliminación ya se había anunciado, la que iba a albergar un hotel y las cinco restantes) y la ampliación de zonas verdes mediante la erradicación o la reducción de los viales existentes en el planteamiento inicial. En eso consiste el cambio radical que ayer presentó el gobierno local para los terrenos del plan de vías en una reunión con los consejeros de Gijón al Norte. “Planteamos una propuesta más sostenible, basada en un tratamiento más blando de las zonas viarias que permitan tener una mejor integración con el resto de la ciudad y los elementos urbanos que se configuran en esa zona y que nos permitiría cumplir con los objetivos del Plan General de Ordenación de comunicar la zona centro con los espacios disponibles y la fachada marítima de Poniente”, detalló el director general de Urbanismo del Ayuntamiento, Gonzalo Canga, tras el encuentro, presidido por la alcaldesa, Ana González, y al que asistieron la edil de Urbanismo, Loli Patón, y los consejeros Aurelio Martín (IU), Rubén Pérez Carcedo (Ciudadanos) y Alberto López-Asenjo (no adscrito). Esta revolución implicará que las construcciones se hagan en los extremos de la enorme finca (el alojamiento turístico se mantendrán, pero en un edificio de menor altura, así como el equipamiento público previsto).

Para ganar más zonas verdes –se pasarán de los 8.729 del proyecto inicial a los 13.729 metros cuadrados, que junto a los espacios libres ya previstos sumarían 23.600 metros cuadrados– la receta es un reajuste de la sección viaria de las calles Mariano Moré y la del Carmen, además de la plaza de la estación de Langreo. Consistirá en llevar a cabo una “significativa disminución de las calzadas de doble sentido” para incrementar las zonas verdes y los itinerarios peatonales. Para ello, el tráfico rodado pasará a ser de sentido único, “al entender que de esta forma se adecua mejor a las características del barrio limítrofe, y al no constituir los viales de la unidad un elemento de larga conexión urbana, ya que este papel debe jugarlo el vial situado en la calle San Crespo, que penetra hasta la calle Álvarez Garaya, algo que no contemplaba el Plan Especial”.

El resto del límite norte, explica el gobierno local, “se transforma en conexión peatonal al servicio del barrio y del espacio de reserva de equipamiento que el estudio de detalle prevé entre las calles Mariano Moré, Numa Guilhou y la plaza de la Estación de Langreo”. Además, se suprimirá la torre, dejando como máximo seis alturas.

Otro de los cambios previstos será la división en el menos dos sublotes de las dos parcelas actuales del “solarón”. “Se subdivirán en otras de menor tamaño (cuatro nuevas parcelas, en suma), para que empresas locales y regionales puedan concurrir con mayor facilidad a esa licitación”, detalló Gonzalo Canga al término de la reunión en el Ayuntamiento.

Terrenos del plan de vías. | M. L.

El mayor cambio, no obstante, tiene que ver con los terrenos comprendidos entre el Museo del Ferrocarril y la futura ubicación de la estación intermodal en Moreda. La reorganización del espacio incluye la supresión de todas las torres previstas en el Plan Especial Junquera, a sustituir por un modelo de bloques en los laterales, uno en la calle Sanz Crespo, y el otro al otro lado, lo que permitiría la creación de un corredor verde que prolongaría el barrio de Moreda con el centro de la ciudad, pero todo lo relativo a ese tramo del plan de vías está en fase inicial de planteamiento y no comenzará a dar más pasos hasta que se apruebe el nuevo convenio.

A la espera del PP

La reordenación de los terrenos del plan de vías van “en la buena dirección” a ojos de Ciudadanos. “Si bien todavía faltan aspectos muy importantes a concretar y que deben ser objeto de análisis posterior, no cabe duda de que el hecho de que se vaya a acometer una reforma en profundidad del plan especial Junquera, suprimiendo completamente las torres previstas e incrementando los espacios verdes es muy similar a los planteamientos que siempre hemos realizado desde Ciudadanos”, explicó Pérez Carcedo. No obstante, el edil de la formación naranja lamentó los pocos cambios previstos en el “solarón”. “Nos hubiera gustado que este espacio también fuera objeto de una revisión mayor, pero entendemos que hay dificultades en ello dado el alto desarrollo de tramitación urbanística en la que se hallaba”, describió Pérez Carcedo.

A la reunión también asistió Alberto López-Asenjo, al que se nombró consejero en representación del PP. Para su relevo, al ser un concejal no adscrito tras su cese de portavoz y su salida del partido, es necesaria una propuesta de Alcaldía que sea ratificada por el Pleno, algo que de momento no se ha llevado a cabo para buscar reemplazo popular.

Los cambios


Más verde. Con el nuevo diseño se ganarán 5.000 metros cuadrados de espacio verde en la zona del plan de vías, que sumaría 23.600 metros cuadrados.

Sin torres. Las siete torres previstas (la de 22 pisos, la del hotel y las otras cinco) desaparecen del diseño urbanístico, que prevé construir en los laterales del terreno.

Más parcelas. Para facilitar la venta, y ampliar que empresas pequeñas de la región y locales puedan optar a las parcelas se van a subdividir en dos cada una de las dos existentes.

Compartir el artículo

stats