Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El nuevo diseño urbanístico del plan de vías

El parque lineal del “solarón” de Moreda al centro tendrá conexión con Poniente

La nueva ubicación de la estación intermodal facilita crear un espacio urbano en el entorno de la calle Carlos Marx y el hotel Silken

El Solarón y la Plaza del Humedal Marcos León

El gran parque lineal de Moreda al centro tendrá una conexión directa al mar a través de Poniente. Eso es lo que el Ayuntamiento de Gijón planea con su nueva propuesta de ordenación de los espacios afectados por el plan de vías. Una reordenación que no sólo afecta al “solarón”. También a los barrios de Moreda, El Natahoyo, Laviada y el Polígono en base a la reubicación de la estación intermodal en Moreda.

La propuesta municipal de ese gran parque lineal incorpora la conexión peatonal de la estación intermodal con el norte y el oeste de la ciudad aprovechando la traza del túnel ferroviario sobre el que, a priori, no se podrían ejecutar edificaciones. Y todo ello, se defiende desde el equipo de gobierno, manteniendo la edificabilidad prevista en el plan especial vigente aunque eliminando las torres del diseño inicial de Jerónimo Junquera para evitar que se reproduzca en altura la barrera física que en superficie se había convertido la vía del tren y sus estaciones para el Gijón de esa zona y para todos los gijoneses.

A partir de esa apuesta por una nueva ordenación más sostenible y que posibilite una mejor integración de esa área con la fachada marítima de Poniente y el resto de la ciudad, ¿qué elementos debe incluir el nuevo plan especial de integración del ferrocarril?

El Ayuntamiento tiene claras varias ideas. La primera es que, dentro de los límites que marque la declaración de impacto ambiental, la estación intermodal debe colocarse de tal manera que tenga la mejor incardinación posible con los elementos urbanos ya existentes como las comisarías de la Policía Nacional y Local y el Palacio de Justicia y permita crear un nuevo espacio urbano de relación en el entorno de la calle Carlos Marx y el ámbito del hotel Silken y el Albergue Covadonga.

A ello se uniría la supresión de la barrera ferroviaria cubriendo de forma integrada las vías de tal manera que se permita unir los barrios de Moreda, Polígono y El Natahoyo. El objetivo es actuar, con la mejor solución técnica que se encuentre, entre el parque de Moreda y el cruce de las vías de cercanías con la calle Bertolt Brecht, posibilitando el desdoblamiento de la avenida de José Manuel Palacio y la ampliación del parque de Moreda hasta el trazado de la antigua autopista, que en ese tramo se reconvertirá en bulevar.

Otro elemento para conseguir un modelo mejor integrado y más sostenible es reordenar la edificabilidad de las torres previstas rebajando su altura. Además, entienden los técnicos municipales, esa reducción de alturas permitiría en algunos lotes del suelo que se ponga a la venta reducir los costes constructivos al no tener que acometer, por ejemplo, dobles vías de evacuación, lo que lo facilitarían su comercialización. Los seis edificios del “solarón” se quedarían en seis alturas y estarán unidos por una cubierta acristalada. Los bloques del resto del ámbito no superarían las trece alturas, nada que ver con el diseño original con torres de hasta veinte plantas.

El nuevo proyecto de urbanización también supone redefinir el esquema viario previsto que se entienden, por un lado, superado ya por el Plan General de Ordenación y por otro “claramente invasivo”. El suelo robado a los viales permitiría rebajar alturas y dar suelo nuevas dotaciones. Se habla de reducir la glorieta oval fijada en el plan especial y de simplificar el trazado y el espacio del viario diseñado en su momento para Sanz Crespo.

Compartir el artículo

stats