Los enfrentamientos entre hosteleros y clientes insatisfechos están a la orden del día. Especialmente en ciertas plataformas especializadas en críticas de establecimientos. Eso es lo que ha pasado en este caso, en el que unos y otros se en enzarzado por un supuesto mal servicio.

Todo comenzó con una mala crítica de un empresario. "Desde la mesa donde nos sentamos se podían ver a los cocineros sin mascarilla preparando las hamburguesas. Uno de los camareros iba con la mascarilla por debajo de la nariz atendiendo a los comensales. Cuando se le pidió amablemente que para atendernos se subiera la mascarilla puso mala cara y se fue de malas maneras", ha enunciado el presunto comensal insatisfecho, cuya dura crítica continuó: "En primer lugar se nos había sentado en una mesa donde no se cumplía ningún tipo de distancia de seguridad y nos hicieron cambiarnos de mesa al darse cuenta. Las hamburguesas están bien pero con un servicio así, no volveré".

Ante estas duras palabras, la respuesta del empresario, también contundente, no se hizo esperar. "Da que pensar el sosiego con el que escribe este comentario después del pollo que montó en nuestro restaurante por no sentarla en la mesa que usted quería, alzando la voz y de una manera qué deja bastante que desear", ha comenzado.

La respuesta continúa: "Si usted quiere hacernos daño, esta es la forma idónea, de forma cobarde y además mintiendo con un tema tan delicado como el coronavirus. Cualquiera que acude a nuestro restaurante sabe que cumplimos las normas a la perfección, por eso somos partidarios de tener nuestras cocinas abiertas al cliente".

La versión del hostelero no acabó aquí: "Miente gravemente sin pensar (o sí) en el daño que puede llegar hacer, pero no lo conseguirá, llevamos años en esto y por encima de todo está y estará la calidad de la comida y sin duda la seguridad de nuestros empleados y clientes".

Los enfrentamientos entre clientes y hosteleros son de lo más habitual en internet. Especialmente en las plataformas especializadas. Son muchos los empresarios que denuncian que algunas de las críticas vertidas en este tipo de webs no siempre son reales, sino que se trata de comentarios dejados para hacer especial daño a la reputación del sitio.

Por este motivo, son muchos los empresarios que urgen a estas páginas a establecer mecanismos de control, a fin de filtrar este tipo de situaciones. Una de las soluciones que proponen para ello, es que se exija una prueba de compra antes de publicar el comentario.

Y es que la reputación en este tipo de plataformas es cada vez más importante para los empresarios, ya que son muchos los clientes que se fían en estas estadísticas antes de reservar una mesa o decantarse por un establecimiento.