Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El río Piles se desborda y buena parte de la zona rural de Gijón sufre inundaciones

El temporal afecta especialmente en Fontaciera y Llantones, pero sin grandes incidentes salvo actuaciones de bomberos por caída de cascotes

Las fuertes lluvias desbordan el río Piles Ángel González

Para ver este vídeo suscríbete a La Nueva España o inicia sesión si ya eres suscriptor.

Las fuertes lluvias desbordan el río Piles I. Peláez

Las fuertes lluvias que predominan en toda la región han tenido especial incidencia en la zona rural de Gijón, provocando el corte de carreteras, sendas y caminos en varias parroquias del concejo de Gijón. Un temporal del que tampoco se ha librado la zona urbana, pues por la mañana llegó a desbordarse el río Piles, invadiendo todo el paseo, a la altura de la rotonda de La Guía. No obstante, según confirman fuentes del Ayuntamiento de Gijón, no hubo que lamentar grandes incidentes más allá de las intervenciones habituales del Servicio de Prevención, Extinción de Incendios y Salvamento de Gijón por caída de cascotes en varios puntos de la ciudad, como en la calle Cabrales, por la mañana, o poco después en la antigua sede de la Autoridad Portuaria por varias tejas sueltas que los bomberos retiraron antes de balizar la zona. 

Los problemas por las lluvias, que también han motivado incidentes de tráfico en los últimos días en Gijón que han causado solo daños materiales, se notaron en distintos puntos del concejo, como el apeadero de tren de Pinzales, con el agua inundando las vías; la carretera a la altura de Casa Cadavieco en Fontaciera, que se tuvo que cortar al tráfico rodado; la senda de La Camocha, con un tramo amplio vallado por laPolicíaLocal para evitar incidentes, la senda de Viesques; o el arroyo de Llantones, que acabó completamente desbordado.

11

La lluvia anega la zona rural de Gijón Ángel González

Las condiciones meteorológicas adversas llevan provocando incidentes desde el pasado domingo en la ciudad. Uno de los incidentes más reseñables ocurrió el pasado lunes, cuando a última hora del día la acera de La Tejerona, en la zona en la que se está está llevando a cabo la construcción de un nuevo bloque de pisos, se vino abajo provocando un argayo a lo largo de unos veinte metros.

A la intensa lluvia se sumó también el frío durante todo el día en la ciudad, lo que motivó que comercios y tiendas tuviesen poca afluencia de clientes y que por las calles hubiese pocas personas a lo largo del día, aunque los efectos del temporal se han dejado notar mucho menos que en otras zonas de la región. 

Compartir el artículo

stats