Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los trabajadores de Cabueñes estallan: “Somos el patito feo del Sespa”, claman

Los vecinos anuncian protestas: “Parece un juego de trileros” l El PP exige la dimisión del Consejero y pide a la Alcaldesa “un frente común”

El Hospital Universitario de Cabueñes. MARCOS LEÓN

Indignación entre trabajadores del Hospital Universitario de Cabueñes por el nuevo retraso en la obra de ampliación debido al fiasco de la licitación. Médicos y personal de enfermería afirman que la situación del complejo actual, “muy pequeño y antiguo para las necesidades del área sanitaria”, es “insostenible”. “No se puede trabajar así, somos el patito feo del Sespa”, apuntan. El anuncio de la licitación desierta, según el sector de la construcción por el bajo presupuesto, también ha hecho estallar a los vecinos: “Nos están tomando el pelo”. Estudian ya movilizaciones. Mientras, la junta local del PP, presidida por Pablo González, aprobó ayer pedir la dimisión del consejero de Salud, Pablo Fernández. Y urgió a la alcaldesa, Ana González, a “crear un frente que incluya a todos los partidos políticos y que defienda los intereses de Gijón”.

“El hospital ya se quedaba pequeño para la población de Gijón cuando yo llegué”, indica una enfermera que lleva veinte años de trabajo en Cabueñes. “Casi no podemos trabajar, no hay suficiente espacio”, añade. Y es literal. Un sanitario del área de Cirugía apostilla: “Reanimación se quedó pequeño y tuvieron que poner monitores en dos habitaciones de una planta. Urgencias de trauma tiene hueco para cuatro camillas; el resto, al pasillo. Los boxes de observación de urgencias casi no tienen ventilación, los vestuarios son pequeños y cada uno se cambia donde puede”. Suma y sigue con el mobiliario: “Está obsoleto, la mayoría de las camas son de manivela”. Desde el sindicato SATSE, Virginia Álvarez apunta que la obra “lleva años siendo urgente”. “El problema de Cabueñes, que urge una solución, parece ya endémico”, matiza el presidente del Colegio de Enfermería, Esteban Gómez. Tan endémico que el doctor Eduardo Segovia, que fue jefe del servicio de Cardiología antes de su jubilación, apunta que “se necesita, desde hace años, un hospital con un diseño moderno y funcional”. “Está claro que las mejoras supondrán una mejor calidad asistencial y mejores condiciones de trabajo del personal”, añade.

Sobre calidad asistencial hablan los vecinos. El presidente de la Federación de Asociaciones de vecinos de la zona rural “Les Caseríes”, Manuel González-Posada, indicó ayer que “juegan con lo más importante, y lo hacen como trileros”. “Tenemos unos políticos que no se si no piensan o piensan solo maldades”. El presidente de la Federación Vecinal (FAV), Manuel Cañete, avisa de la activación de una cuenta atrás: “O hay pronto una solución, o nos movilizaremos”.

Las deficiencias


El espacio. El hospital, literalmente, “se ha quedado pequeño”. Según trabajadores, “ya no tenía la envergadura necesaria hace veinte años, ahora es aún peor”. Entre otras cuestiones, enumeran la falta de boxes en reanimación, que solo hay cuatro camillas en urgencias de trauma. “Así no podemos trabajar”, claman.

El mobiliario. El mobiliario del Hospital Universitario de Cabueñes está “totalmente desfasado”, afirman. Tanto es así, según la versión de miembros de la plantilla, que la inmensa mayoría de las camas “son de manivela” y no eléctricas.

La distribución. El doctor Eduardo Segovia, que fue jefe del servicio de Cardiología antes de su jubilación, apunta que “Cabueñes requiere de una renovación desde hace ya años”. Necesita un diseño “actual” que se adecue a la forma de trabajo de personal sanitario y no sanitario. 

Compartir el artículo

stats