Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Alejandro Díaz Castaño hace balance del FICX: “Fue un festival buenísmo, con llenos como los de antes”

“En Cannes no se valoró ‘Rien à foutre’ como se merecía; me alegra que el jurado de aquí la haya recompensado”, dice el director del FICX

Alejandro Díaz Castaño Juan Plaza

Aún deberán pasar unos días para hacer un análisis más reposado, pero aún con la entrega de premios reciente, y algunas proyecciones que se repitieron este domingo, el director del Festival de Cine de Gijón (FICX), Alejandro Díaz Castaño, hace un primer balance. “Fue un festival buenísimo. Después de un año con un festival 100% online, volver con nuestro público y ver tres llenos consecutivos en el teatro Jovellanos, como los de antes de la pandemia, y tener incluso películas de casi cuatro horas con sesiones llenas, es algo muy importante y de agradecer al público su participación”, reconoció.

El FICX retomó la presencialidad en las salas, los encuentros con los directores, y otra serie de actividades complementarias que inundaron durante casi 10 días la ciudad. “Para el sector del cine que el festival haya sido presencial es importantísimo. Para un cineasta que lleva tiempo trabajando en un festival, encontrar una sala llena, un público que pregunta, no tiene nada que ver con presentarla en tu casa, ante un objetivo de una cámara, y hablando de forma virtual con espectadores. Es una ganancia increíble”, relató Díaz Castaño, que indicó también su satisfacción por recuperar el ambiente cinéfilo en todos los ámbitos de la ciudad. “Hasta los taxistas nos han dicho que nos echaron de menos, igual la gente de la restauración. El festival enriquece mucho a la ciudad. Es importante tener un turismo cultural y de calidad como el que proporciona el FICX”, subrayó el director del certamen.

La 59.ª edición dejó como triunfadora en la sección “Retueyos” la película “Rien à foutre”, de Emmanuel Marre y Julie Lecoustre. Alejandro Díaz Castaño explica que ha sido una de sus mayores satisfacciones: “En el festival de Cannes, en el que se acumulan muchísimas películas, no se le valoró como se merecía. Hicimos la apuesta de colocarla en la sección oficial, y me alegra que al final el jurado la haya recompensado”. El director del FICX subraya además que “es una película que habla mucho de la precariedad del mundo laboral de hoy, y creo que transmite unas vivencias y temáticas universales” y alaba a sus directores, a los que considera uno de los grandes descubrimientos del FICX: “Me sorprendieron mucho a nivel discurso cinematográfico. Compartí un desayuno con ellos y todas las reflexiones que lanzaban eran de personas que, pese a que tiene unas perspectivas comerciales y están en festivales muy importantes, tiene los pies en el suelo y son plenamente conscientes de los problemas sociales y políticos, además los desafíos a los que se enfrenta Europa”.

El FICX alcanzará el próximo su 60º. edición. Y lo hará con un deseo para su director. “El objetivo es hacer una edición sin restricciones, con un nivel de invitados, como mínimo igual de alto que este año”, destacó antes de dar un último deseo: “Ojalá evolucione todo bien y que no haya que usar mascarilla, pero sino mantendremos las medidas de seguridad”.

Compartir el artículo

stats