“Crío, viene”. Era una de las coletillas del profesor de canto Alberto Arango, de origen cubano, para decirle a un alumno que era su turno. El docente, que ejerció en el desaparecido Instituto del Teatro y las Artes Escénicas (ITAE) de Gijón, falleció hoy a los 69 años de edad. Sus alumnos y compañeros le recordarán siempre por su sonrisa, por su paciencia y por su talento.

No le gustaban los “no puedo”, los cambiaba por un “inténtalo”. “Lo cierto es que la mayor lección que siempre nos dio fue la del esfuerzo, creía en la fuerza de voluntad para llegar hasta donde quisieras”, apuntó la actriz y dramaturga Mayra Fernández, una de sus alumnas. Apostaba por la formación holística, una vez a la semana sus alumnos tenían que hacer yoga. “La voz, decía él, sale del alma”, afirmó Ana María Pérez Amézaga, compañera en la docencia y amiga en la vida. Fue muy querido también en la Escuela de Música de Candás, donde impartió talleres de verano. Todos le recodarán siempre por aquella sonrisa llena de dientes blancos, los brazos abiertos y el corazón tan grande.

Además, Arango también es muy recordado por haber sido el maestro de Cynthia Zebaze"Samia", la camerunesa afincada en Gijón que triunfó en el programa televisivo "Got Talent" en 2019. "No tardé en darme cuenta del talento que tenía: si un cantante normal llega a dos octavas (extensión de notas que abarca), ella llegaba a las tres y media. Me dijo que no sabía leer música y que muchos le ofrecían cantar canciones populares, pero que ella quería cantar ópera", decía sobre su discípula a este periódico tras el boom mediático de la cantante.

"Samia", como todos los alumnos que pasaron por las manos de Arango,