Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El valor de la vivienda en Gijón se recupera, pero los precios siguen a la baja, dice el sector

La valía de las tasaciones se había desplomado en un 9% por el “parón” del confinamiento: “La recuperación va lenta”, afirman las inmobiliarias

Viviendas en Contrueces. | Marcos León

El sector inmobiliario coge pulso. Las viviendas de Gijón han recuperado el valor previo al golpe que supuso el estallido de la crisis sanitaria del covid-19, según los datos oficiales del Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana. Entonces, el valor de las tasaciones cayó en un 9 por ciento. Es una buena noticia, pero los responsables del sector la reciben prudentes. Aseguran que el valor no es lo mismo que el precio, y que éste sigue a la baja: “La recuperación va muy lenta”, apuntan desde el Colegio Oficial de Agentes de la Propiedad Inmobiliaria de Asturias.

El valor tasado de la vivienda del Ministerio se estima a través de una serie de factores que, entre otros, incluyen el nivel de las rentas, la demanda y el estado de los inmuebles que se ofertan en el mercado inmobiliario. Los datos que se detallan a continuación se corresponden con el valor de la vivienda libre, es decir, no protegida. Se trata de la media total entre las tasaciones en edificios nuevos y de segunda mano.

En cifras. Tras el estallido de la crisis sanitaria del covid-19, el valor cayó drásticamente: un nueve por ciento menos durante el primer trimestre de 2020. Hasta los 1.340 euros por metro cuadrado. Actualmente, atendiendo al último registro que se ha hecho público –tercer trimestre de este año– el valor tasado de la vivienda alcanza ya los 1.472 euros por metro cuadrado. Todo apunta, según los profesionales consultados por este diario, que podría seguir subiendo hasta final de año.

El entusiasmo, no obstante, está muy templado. “No es lo mismo valor que precio”, matiza Antonio Vega, presidente del Colegio Oficial de Agentes de la Propiedad Inmobiliaria de Asturias. Señala el portavoz del sector que el mercado inmobiliario “ha soportado crisis sobre crisis”. Primero, la denominada “del ladrillo”. Aquella recesión que, en 2009, puso España patas arriba: “Fue un momento muy duro para el sector, sin precedentes”. Las compras, entonces, se desplomaron. Con ellas, también los precios.

Se levantaron. A finales de 2019, una década después del “ladrillazo”, el sector empezaba a respirar aliviado. De hecho, en algunas zonas de Asturias se recuperó la “capacidad de absorción del stock” que había antes de la crisis de 2009. La capacidad de absorción del stock es que, sobre el papel –siempre sobre el papel–, hay suficientes personas interesadas en adquirir viviendas para cubrir la oferta del mercado.

Lejos queda ahora aquella recuperación. Porque el estallido de la crisis del covid-19 aún tambalea los cimientos del sector. “Lo más difícil para este sector, como para otros muchos sectores, fue la paralización total durante el confinamiento domiciliario”, apuntó Vega. Tres meses sin absolutamente nada: ni visitas, ni consultas. Ni siquiera se firmaron las hipotecas que ya estaban en tramitación.

Algunas se perdieron. “La situación era de tal confusión que hubo compradores que se echaron atrás”, apuntaron fuentes del mercado inmobiliario. Eso sí, la zona rural de Gijón despertó cierto interés durante aquel primer verano del covid-19. Familias que buscaban viviendas con terreno, ante el riesgo de un nuevo confinamiento estricto. Según inmobiliarias consultadas por este diario, “hubo llamadas, interés, pero pocos dieron el paso a la compra”.

De “casi nada” a una recuperación “muy lenta”. “Estamos aún lejos de los precios anteriores al 2009, y la crisis del covid no ha ayudado”. De aquellos compradores que se echaron atrás cuando el estallido de la pandemia, pocos se han podido recuperar: “La actual situación de inestabilidad obstaculiza que las familias den el paso”.

No hay estadística oficial pública del precio. Pero uno de los portales inmobiliarios más consultados en la red permite una aproximación a la realidad de la compra-venta de segunda mano. Según el informe de “El Idealista”, el precio de venta medio en Gijón –al menos, según las ofertas que aparecen en la citada web inmobiliaria– ronda los 1.661 euros por metro cuadrado, casi un 1 por ciento menos que el año pasado.

El precio fluctúa entre distritos. La variación más llamativa: de 2.605 euros en el distrito este a 1.170 euros en el oeste. El precio en el resto de los distritos es: 1.409 euros en El Llano, 2.158 en el centro, 1.532 en el sur, 1.811 en Cabueñes-Somió. Y de la venta al alquiler, otro asunto que preocupa. Según Vega: “No consideramos que esté especialmente alto”.

Lo que es seguro, porque así lo ha indicado un estudio encargado a la Universidad de Oviedo por el Ayuntamiento de Gijón, es que las rentas en el concejo son las más altas de Asturias: una media de 576 euros al mes para pisos de 70 metros cuadrados. Este estudio también destapó el alquiler de habitaciones en pisos compartidos. Un mercado “irregular” que el área de Vivienda del Ayuntamiento intenta paliar.

Vega matizó que, aunque el precio del alquiler y las ventas está relacionado –a más alto el alquiler, más altos los precios de venta–, no es aplicable en todas las situaciones. Por ejemplo, en momentos de crisis como el actual: “Hay familias que sí pueden permitirse un alquiler pero no pueden acceder a una hipoteca, aunque luego resulte menos costosa que el pago de una renta”.

Es por eso que el sector lleva ya unos años reclamando la “flexibilización” de las condiciones para las hipotecas. El acceso a los préstamos para la compra de viviendas se endureció tras la crisis del año 2009. Entre otras cuestiones, se ha incrementado el porcentaje de la entrada y es más exhaustivo el análisis de los candidatos por parte de las entidades bancarias. También es imprescindible una tasación oficial de la vivienda que está a la venta. Otra señal de la recuperación, aunque lenta: según los datos del Ministerio estos trámites se han incrementado desde el estallido de la crisis sanitaria. De 547 tasaciones por trimestre en 2020, a las 612 en el último registro.

Los datos

Valor. El valor de tasación coge pulso tras el covid. En el estallido de la crisis bajó hasta los 1.340 euros por metro cuadrado. Ahora es de 1.472 euros.

Precio. Alertan los responsables del sector que valor no es lo mismo que precio. Y que este sigue a la baja: “La recuperación está siendo lenta”, afirman.

Alquiler. El alquiler en Gijón es el más alto de Asturias, según un estudio de la Universidad. El precio medio por un piso de 70 metros es de 576 euros al mes.

Compartir el artículo

stats