Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Nacimientos de escaparate que atraen clientela

Las nueve entidades del concurso de la Asociación Belenista aplauden la iniciativa: “Es una seña de identidad de los negocios”

11

Nacimientos de escaparate que atraen clientela

Nueve entidades de la ciudad participan este año en el concurso de nacimientos en escaparates de la Asociación Belenista de Gijón. Los participantes aseguran que esta tradición se traduce año a año en un mayor volumen de clientes a sus negocios y de nuevos usuario a entidades que se quieren dar conocer, y esperan, como la asociación convocante, que a partir del año que viene, ya sin pandemia, este certamen pueda aglutinar a más adeptos.

Una de las instalaciones navideñas que más miradas acapara es la de Embutidos Entrepeñas, en la avenida de Castilla. Al ya clásico árbol de Navidad hecho con ristras de chorizo se suma también desde hace cosa de dos décadas un belén que se instala con cada vez más mimo. “Son muchas de las mimas figuras de siempre, pero se intenta ponerlo cada vez de forma diferente. El año pasado ganamos el primer premio y el año anterior quedamos segundos. Nos encanta”, defendió Maribel Rubio, empleada del local, que asegura tener a una legión de clientes que empiezan a preguntar por el belén incluso semanas antes de que empiecen las fiestas. Porque el belén de Entrepeñas es bastante particular, y al nacimiento tradicional se suma una tienda de embutidos, mesoneros jugando a las cartas y una escena de matanza del cerdo. “Es ya de esas actividades que hay que hacer sí o sí, es una de nuestras señales de identidad”, asegura la trabajadora.

También solía ser temático el belén de la Hermandad del Rocío de Gijón. Una de sus integrantes, Maca Méndez, explica que la tradición de su entidad tiene también años de recorrido y que en un año sin pandemia se dividiría por zonas temáticas, con un apartado dedicado a Asturias, con figurita de la Virgen de Covadonga incluida, y con otra dedicada a Gijón, con elementos como el Palacio de Revillagigedo. La tercera y última área del belén, que es la que se ha mantenido este año, está dedicada a Andalucía, y en el escaparate de la hermandad se pueden ver casas típicas de la zona, una gran ermita del Rocío y figuritas vestidas de flamencos. “Siempre funcionó muy bien, viene mucha gente a verlo”, defiende Méndez.

Enalba tiene un belén en el garaje Pleva, en Marqués de Casa Valdés, con el que buscan recaudar donativos para el Banco de Alimentos, como ya hicieron el año pasado. “Es un belencito doméstico, como el que puedes poner en tu casa, pero hecho con mucho mimo y por una buena causa”, defiende Ana Cristina de Andrés, socia de la entidad. En un espacio también reducido está el belén de la confitería Alejandro’s en su local de la avenida de la Argentina, cuyos dueños, tal y como explican desde la asociación, han cumplido con los deberes del año pasado y concurren en esta ocasión con un nacimiento muy cuidado y que oculta las bases de las figuras, un detalle que el jurado del concurso se toma muy a pecho.

En la Casa de León de la avenida de la Costa, este año el belén luce también algo más reducido que otros años, porque la pandemia complicó las gestiones, pero lanza claras referencias a la región. “Hay muchos elementos locales, con bancos y casas que emulan a las de esta zona, y lo más especial es que está hecho todo de forma artesanal. Este año ocupa una cuarta parte de lo normal, pero ha quedado muy bien”, defiende José María Fernández Chimeno, presidente de la entidad, que también asegura estar notando más visitas de socios estos días solo para ver su nacimiento.

Volviendo a los negocios, la expendeduría de la calle Magnus Blikstad, incluida en el circuito de belenes, lleva tres años poniendo el belén y en las tres ocasiones la instalación cambia por completo. José Ramón Fernández, encargado del diseño, reconoce que a este paso se va a quedar sin sitio en casa para guardar tanta figura. Este año, su belén es también de temática asturiana, con todas las figuras vestidas de asturianos y en madreñas. En La Arena, el bar Gijón del Alma luce un nacimiento más tradicional, con una instalación monumental con multitud de figuras pequeñas y muy bien detalladas.

Al concurso de los belenistas concurre también el complejo de apartamentos para mayores de la calle Martín. Es bastante pequeño, según explica la ordenanza Covadonga González, pero tiene mucho valor sentimental para el grupo porque se ha hecho con figuras donadas por todos los mayores, que se han encargado también de decorar el edificio. “Creemos que no se nos conoce aún mucho y nos parecía una buena manera de llamar la atención”, razona González. Aspace, por último, luce también su propio belén, elaborado con muy detalle y priorizando las estructuras arquitectónicas de sus casonas. “Todos tienen un toque particular”, defiende Elvira Suárez, vicepresidenta de la Asociación Belenista.

Compartir el artículo

stats