Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Alba Flores | Actriz, actuará mañana en Gijón en la obra “Shock 2”

“Podría pasar sin cine o sin televisión, pero sin teatro no puedo vivir”

“Mis compañeros de ‘La casa de papel’ han crecido muchísimo; yo les admiro porque la serie es difícil, ellos la hacen fácil”

Alba Flores.

–¿Alba Flores?

–Sí, soy yo.

Es ella. Pero, para los “fans” de “La casa de papel” (Netflix), ha respondido al teléfono la mismísima Nairobi. Es el personaje que, sin duda, más fama ha otorgado a Alba Flores (Madrid, 1986). Todo lo que tiene, se lo debe a lo que vale. Pero no repasar su apellido, el “gen Flores”, es una injusticia para el talento. Es nieta de Lola Flores, “La Faraona”. Y la única hija de Antonio Flores, a la que le dedicó aquella canción: “Tan bonita, tan morena, tan gitana como era...”. El arte lo lleva ella hasta en las costuras. Mañana, domingo, formará parte del elenco de la obra “Shock 2. La Tormenta y la guerra”. Hoy es el pase de la primera parte –“Shock 1. El Cóndor y el Puma”–. Es teatro documental que repasa la historia desde la emoción. Las dos representaciones, dirigidas por Andrés Lima e inspiradas en el libro “La doctrina del shock” (Naomi Klein), serán en el Teatro Jovellanos a las 20.30 horas.

–Enhorabuena por su personaje en “La casa de papel”, Nairobi es mi favorita.

–(Ríe). Gracias, gracias.

–¿Se lo dicen mucho?

–Hay mucha gente que me lo dice, sí. Ha tenido mucho éxito y la verdad es que Nairobi es un personaje muy, muy querido. Me llega mucho cariño de la gente.

–¿Qué le ha parecido el final de “La casa de papel”?

–Yo creo que tengo que felicitar a mis compañeros. Porque es una serie muy difícil, y ellos consiguen que parezca fácil. Estoy muy orgullosa de todos ellos. Veo como han crecido todos y también la propia serie, es increíble cuanto ha crecido. Se ha convertido en un referente para las series. No sé si en el mundo entero, pero por lo menos en España.

–A_Gijón la trae el teatro, ¿Qué encontrará el público en la representación de “Shock 2”?

–Es la continuación de “Shock 1”, está centrada sobre todo en la Guerra de Irak. Ya que España formó parte, está bien traído. Es un análisis desde diferentes puntos de vista. Desde como se toma la decisión de ir a esta guerra y como fue una ganancia para las empresas de los señores que decidieron atacar ese país.

–Parece una producción intensa, ¿le ha impactado emocionalmente actuar en esta obra?

–Muchísimo. Estuvimos investigando mucho, documentándonos mucho y trabajando con periodistas que estuvieron allí y que conocían lo ocurrido de primera mano. Desde luego, fue duro. A veces no podía dormir, pensando en ello. Fue una guerra especialmente cruenta, se cometieron muchos crímenes contra las personas.

–¿Qué fue lo que más le impactó?

–Hay una escena especialmente dura en la que tratamos las torturas en la guerra de Irak, que fue un caso que generó mucha polémica en su día.

–¿Conocía la primera parte de la obra antes de formar parte del elenco de “Shock 2”?

–Sí, me había encantado. Salí del teatro dicendo “j..., me encantaría hacer algo así”. Así que estar en “Shock 2”, para mí, es una de esas veces en las que consigues lo que realmente quieres.

–¿Considera que está en un buen momento de su carrera?

–Totalmente. Puedo elegir, y eso es muchísimo más de lo que puede decir muchísimas otras personas que se dedican a esto. Es un lujo.

–Si puede elegir, ¿cine, televisión o teatro?

–Para mí, el teatro es un continuo. Es una constante en mi vida, no me imagino la vida sin teatro. Sin cine o sin televisión, aunque no me gustaría prescindir, puedo estar. Pero sin teatro no podría vivir.

–¿Siempre quiso dedicarse a la interpretación?

–Lo fui madurando poco a poco. De adolescente ya empecé a poder ver películas interesantes, ya empezaba yo a tener más intereses y a enterarme de más cosas. Hubo un par de películas que me impactaron muchísimo. Después fui a clases de teatro, y fue cuando me enamoré.

–¿Qué películas?

– “American Beauty” y “El club de la lucha”. El año 1999 fue un año muy bueno para el cine.

–La esperamos, entonces, en Gijón, ¿Le gusta Asturias?

–No sabes hasta qué punto me puede gustar a mí Asturias. Me encantaría, en algún momento de mi vida, poder vivir allí. Es el sitio más bonito del mundo, así te lo digo.

Compartir el artículo

stats