Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La prolongada polémica por un eje fundamental para la ciudad

Malestar en el PSOE por un plan de IU que prevé eliminar la mediana del Muro

El edil Aurelio Martín comunicó a sus socios la propuesta sin consultar a técnicos de otras concejalías implicadas ni aportar informes

Aurelio Martín y Ana González, en Los Campinos de Begoña. Marcos León

Los planes para la reforma definitiva del Muro vuelven a tensionar al máximo las relaciones entre el PSOE e Izquierda Unida, los dos socios del gobierno local. El edil de Movilidad, Aurelio Martín (IU), comunicó hace días a la concejalía de Obras Públicas del socialista Olmo Ron que su propósito es crear una plataforma única en todo el paseo que permita ensanchar la zona peatonal situada junto a los edificios y, al mismo tiempo, posibilite el doble sentido de circulación en el eje marítimo en determinados momentos, aunque su departamento se decanta por mantener una sola dirección del centro hacia el este. Esto implicaría eliminar la mediana y afectaría al carril bici construido durante este mandato. Y enterraría la propuesta que el PSOE hizo a Ciudadanos durante la negociación presupuestaria, desvelada por LA NUEVA ESPAÑA, consistente en recuperar el doble sentido respetando el “cascayu” y la zona ciclista. El planteamiento, que no ha sido tratado en Junta de Gobierno, ha provocado un profundo malestar en sectores socialistas porque se ha hecho sin el concurso de varias áreas implicadas en el asunto.

“Deberíamos empezar a recordarle a Izquierda Unida que hay once concejales nuestros y uno suyo”, asegura un miembro del PSOE para reflejar el malestar que ha provocado la propuesta de Martín no sólo en el Ayuntamiento sino en amplios sectores de la militancia del partido más votado en la ciudad. De hecho, en el seno de la Casa Consistorial se da por descontado que la decisión final sobre el paseo del Muro debe ser fruto del consenso entre las dos formaciones de la coalición, pero que recaerá en última instancia en la concejalía de Obras Públicas y Proyectos de Ciudad. De ahí que el planteamiento de IU ni se tiene como definitivo ni tampoco convence a todas las partes implicadas.

Esto en el plano político. Pero en el técnico, también se han levantado voces en contra de la propuesta de Martín, que no ha presentado documento alguno sino que se ha limitado a comunicar de forma verbal su idea en reuniones, sin realizar consultas previas ni a técnicos de Obras Públicas ni de Urbanismo. Lo que está claro es que la idea implicaría un elevado coste, ya que su ejecución pasaría por someter a todo el paseo, a lo largo y ancho, a una amplia reforma para la construcción de la plataforma única. Además de la supresión de la mediana, se perderían todas las plazas de aparcamiento y afectaría al carril bici que se diseñó hace año y medio.

El plan de Aurelio Martín supone una vuelta de tuerca más en el debate público sobre el Muro, que comenzó en plena pandemia, en 2021, cuando la concejalía de Movilidad decidió habilitar dos carriles del paseo como zona peatonal para “favorecer la distancia de seguridad” entre los paseantes. Ese espacio se pintó meses después con rectángulos verdes y azules y pasó a conocerse popularmente como el “cascayu”. Debido a la construcción del carril bici, el eje se quedó con un solo carril de circulación para coches en dirección a la avenida de Castilla. Una medida que levantó un amplio rechazo en parte de la sociedad gijonesa, en casi toda la oposición y en entidades como la Cámara de Comercio y la Unión de Comerciantes.

También por impulso de la concejalía de Movilidad se constituyó la denominada comisión del Muro, encabezada por el Colegio de Arquitectos y formada además por representantes políticos y sociales. Un grupo de trabajo que terminó en un absoluto fracaso y sin conclusiones definitivas sobre la reforma del paseo. Aurelio Martín propuso después del fiasco crear un mesa de diálogo con el resto de partidos para buscar una solución al eje. Foro y Vox ya han manifestado que no estarán presentes.

Compartir el artículo

stats