Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El pianista gijonés Martín García vuelve al Jovellanos tras su éxito mundial: “Será especial”

El músico da su primer concierto en Asturias tras asombrar en el prestigioso concurso Chopin: “Mi última vez en casa fue con 9 años”

El pianista Martín García, en un concierto de la OSPA en marzo del año pasado. Luisma Murias

Cuenta el pianista gijonés Martín García que su vida es como “escuchar una nota de voz de whatsapp con el botón del “x2” pulsado”. O sea, acelerada. A sus 24 años, logró en octubre el tercer puesto en la XVIII edición del Concurso Internacional de Piano “Fryderyk Chopin”, en Varsovia. Fue el primer español en lograr acceder a la final de este certamen. Se celebra cada cinco años y es de los más prestigiosos del mundo.

Este miércoles vuelve a casa. A Asturias, a Gijón. Será a las 20.00 horas en el Jovellanos. La última vez que estuvo en el teatro apenas tenía nueve años. Hoy es una estrella. “Estoy viviendo muchas cosas en muy poco tiempo. Ojalá tuviera la habilidad de parar el tiempo para poder disfrutar un poco más de cada ciudad y de cada persona”, explica Martín García a LA NUEVA ESPAÑA desde Madrid, desde donde decidirá su futuro.

El concierto se enmarca dentro del ciclo de esta temporada de la Filarmónica de Gijón. Estaba programado antes de su éxito en Polonia. “Estaba programado antes de toda esta vorágine. Es especial por eso también, porque demuestra el valor que me dieron desde mi ciudad”, comenta. García dio un concierto en Oviedo en el 2021, en plena pandemia.

El del miércoles será el primero que dará en Gijón en muchos años. “Es muy especial que uno de los primeros conciertos vaya a ser en mi casa. Creo que mi última vez en el Jovellanos fue con nueve años”, detalla. El pianista se fue de Asturias a los 16 años. Vivió seis en Madrid, estudiando en la Escuela Superior de Música Reina Sofía. En 2019, se mudó a Nueva york donde completó su formación en la Mannes Music School. “Es extraño volver. Siempre que estoy fuera, en España me dicen lo mismo. Me dicen que sí o sí tengo que ser asturiano. Para mí este regreso significa eso. Es volver al hogar”, dice.

Martín aguarda ahora en la capital de España hasta decidir su próximo destino. “No tenía sentido seguir en Nueva York. La mayoría de los conciertos me están saliendo en Europa. No me voy a quedar a vivir aquí. Estaré unas semanas o unos meses. Es una etapa de transición”, resume. Su día a día es ajetreado. En una reciente entrevista con este periódico explicó que la mayoría de su tiempo lo dedica al piano. Desconecta jugando a la videoconsola. Para los curiosos, le gustan los juegos coches. “El único capricho que me he dado es montarme un pequeño simulador, con volante y todo, para jugar al ‘Gran Turismo’”, cuenta, entre risas.

Valora de nuevo lo que significó el tercer puesto en Varsovia. “Lo que significa para mí no es tan importante. Creo que es una herramienta. La impresión que se tiene del pianismo español es que está en un momento muy especial. Que haya sido yo el que estuviera allí es algo que no termino de creérmelo. Es extraño, pero claro que sí también es un honor”, explica. “Desde dentro es complicado tener esa perspectiva. Desde fuera, cuando ves a otros, se hace más fácil. Es todo un poco una maraña”, apostilla.

Antes de su concierto del miércoles, mañana estará en una charla coloquio biblioteca pública Jovellanos, en Gijón. Será a las 19.30 horas. En el concierto, interpretará obras de Mozart, de Bach, de Liszt y por supuesto de Chopin. “Lo que me gustaría es que si alguien que vaya verme ya entra con una sonrisa, pueda salir con una aún más grande. Y si entran con problemas, que todos los tenemos, para eso sirve la música, para una limpieza espiritual. Espero que salgan renovados. Eso es lo mejor que puede ocurrir”, zanja el pianista ante su regreso.

Compartir el artículo

stats