Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La acusada de apuñalar a su exmarido en Gijón: “Soy víctima de violencia, es mentira”

“Me dio un fuerte golpe mientras gritaba ‘hoy se acaba todo, de aquí no sales vivo’”, declaró el afectado, en trámites de divorcio

La acusada, ante el magistrado titular del Juzgado de lo Penal 1 de Gijón.

“Soy víctima de violencia de género y tengo miedo de mi marido, pero ese día solo fue una discusión oral no hubo cuchillo ni le golpeé”. Con estas palabras negó este martes los cargos que pesan sobre ella la gijonesa de 52 años acusada de apuñalar a su marido en el abdomen con un cuchillo de veinte centímetros y medio de hoja. “No sé cómo se pudo hacer las heridas, pero es mentira”, respondió la procesada, de iniciales G. G. A., que afronta hasta cuatro años de cárcel por un delito de lesiones, a preguntas de su abogada y la fiscal del caso. Por contra, el afectado, que ejerce la acusación particular, relató cómo su mujer, con la que ahora está en trámites de divorcio, le atacó con un cuchillo que éste logró arrebatarle antes de poder escapar por una ventana de la vivienda. “Me hizo mucho daño”, verbalizó ante el juez.

El incidente en cuestión ocurrió en diciembre de 2020 en la vivienda familiar que durante su relación habían mantenido víctima y acusada junto a sus dos hijos. Tras empezar a separarse, el denunciante comenzó a pernoctar en casa de su hermano, una versión en la que ayer coincidieron ambos. No obstante, la procesada explicó que acudía a diario a la vivienda para “realizar arreglos” con el objetivo de poder venderla, mientras que el afectado aseguró que lo hacía “por ayudar en el cuidado de los niños”.

Lo cierto es que el conflicto estalló esa tarde, en la que según el afectado su entonces mujer le atacó con un cuchillo. “Me tiró de la capucha y me dio un fuerte golpe en el abdomen que me hizo daño. Me gritaba ‘hoy se acaba todo, de aquí no sales vivo’. Luego, cuando miré para ella, vi que tenía un cuchillo en la mano que conseguí quitarle dándole golpes en la muñeca”, relató este hombre. Mientras, pedía ayuda a su hijo antes de escapar por una ventana y acudir al médico y llamar a 112 antes de denunciar formalmente lo ocurrido.

La acusada, en cambio, negó la existencia de ningún cuchillo y se presentó como víctima de violencia de género, pues según relató su abogada está siendo atendida por el Centro Asesor de la Mujer y tiene denunciado a su marido por no dejarle ver a los niños. Sobre esta idea incidió la letrada en reiteradas ocasiones. De hecho, el titular del Juzgado de lo Penal 1, Lino Mayo, también replicó reiteradas veces que ese no era el objeto de enjuiciamiento. “No estamos para hablar de las relaciones paternofiliales, sino de un delito de lesiones”, espetó el magistrado.

Compartir el artículo

stats