Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Un accidente que conmociona a la ciudad Las medidas tras el siniestro

Educación valora trasladar Secundaria del colegio San Vicente al Patronato San José

Los técnicos inician las obras de apuntalamiento “de arriba abajo” del edificio, pero los trabajos no estarán listos “al menos” hasta el próximo curso

Técnicos delante del edificio del San Vicente de Paúl, donde empezarán las obras de apuntalamiento. Marcos León

El reloj marca algo más de las once de la mañana. Y en el entorno del colegio gijonés San Vicente de Paúl ya hay movimiento: personal técnico se reúne frente al edificio, planos en mano. Están a punto de empezar las obras de apuntalamiento tras el derrumbe en el que, en la víspera del día de Reyes, dos obreros perdieron la vida, Andrés y David Velasco. Mientras tanto, comienza la reunión telemática de responsables del Ayuntamiento de Gijón y de la Consejería de Educación junto a dirección y gestión del centro, en manos de la Fundación Educere (de titularidad privada-concertada). De este encuentro, el primero oficial desde que se produjo el fatal accidente, resultan buenas y malas noticias. Por un lado, el informe municipal indica graves daños en el inmueble y eso hace imposible la vuelta al edificio durante este curso. Los alumnos, por tanto, tendrán que ser realojados (actualmente, están recibiendo formación telemática). La parte positiva está en que la reubicación de los alumnos de Secundaria se da casi cerrada, pendiente de que la Consejería de Educación dé el visto bueno a un traslado al colegio Patronato San José. Desde el Principado, además, se han comprometido a buscar “espacios públicos” para Infantil y Primaria. No será fácil: falta por encontrar espacio para 470 de los 670 alumnos del centro. A última hora de la tarde, la dirección del centro informó de estas novedades a la comunidad educativa, a través de un comunicado, y agradeció “a las autoridades todo el apoyo recibido desde el principio y a la buena disposición para ayudar mostrada en todo momento”.

La reunión telemática celebrada ayer estuvo encabezada por la Consejera de Educación, Lydia Espina. También asistieron el jefe de Servicio de Infraestructuras, Antonio Cuartas, la directora general de Planificación e Infraestructuras Educativas, María Elena Arango y la jefa de Servicio de Gestión de Centros y Planificación, Violeta García. De parte del Ayuntamiento asistieron la alcaldesa, Ana González y otros concejales del gobierno local. Por Educere, Julia Roces.

La Alcaldesa explicó a los asistentes las actuaciones que tendrá que acometer la propiedad en el inmueble. Las primeras obras empezaron ayer, con el análisis de los técnicos para apuntalar el inmueble “de arriba abajo”. Labor “imprescindible”, según los expertos, para iniciar “la retirada de escombros”. Esos escombros están ocasionando una “sobrecarga para la que no están preparados los forjados”, destacó el sábado el jefe del Servicio de Prevención, Extinción de incendios y Salvamento del Ayuntamiento de Gijón, Pablo Ferrío.

En vistas de esto, reconoció Espina, resulta impensable que los problemas del inmueble puedan resolverse en el presente curso escolar. “Con lo cual, la Consejería va a adoptar medidas para reubicarlos”, apuntó la titular de Educación del Principado de Asturias. Para la ESO y sus 200 alumnos, casi hay ya solución.

La Fundación Educere gestiona el colegio San Vicente de Paúl, cuyo inmueble es propiedad de las Hermanas de La Caridad. Esta congregación también es propietaria del Patronato San José y, por eso, se ha puesto esta solución sobre la mesa. Ahora es el momento de los trámites burocráticos: “Tienen que saber que todo lleva unos trámites que debemos cumplir. Hay que emitir una resolución”, señaló Lydia Espina. Y, antes de esa resolución, técnicos de la Consejería visitarán las instalaciones del Patronato San José para dar el visto bueno. Matizó la Consejera que “tenemos un equipo multidisciplinar trabajando en ello”.

“Vemos cerca la solución”

Queda en el aire, por tanto, la reubicación de más de cuatrocientos escolares: los de Infantil y Primaria. “Comprendemos la preocupación de las familias y de su profesorado. Entendemos que es una situación de emergencia y colaboraremos dentro de nuestras posibilidades para alcanzar esa esperada solución”, subrayó la Consejera. Y añadió: “Esta Consejería sigue valorando los espacios públicos que pudieran realojar a Infantil y Primaria”. Sin datos sobre posibles ubicaciones, lo que sí dejó claro Lydia Espina es que “la prioridad será agruparlos por etapas educativas”.

Y, aunque las noticias son buenas solo a medias, desde la Asociación de Madres y Padres (AMPA) del colegio San Vicente de Paúl, las valoraron muy positivamente: “Vemos más cerca la solución para lo que nosotros pedimos, que es la vuelta a la presencialidad para todos los alumnos. Empezamos a ver algo de luz”, apuntó Javier Rodríguez, presidente de la AMPA.

Compartir el artículo

stats