Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los conductores con movilidad reducida tendrán que pagar 45 euros por la tarjeta para la ORA

Un cambio exige que estas personas estén empadronadas o trabajen en el área regulada, pero les facilita aparcar en cualquier zona

Vehículos aparcados en una zona azul de Cimadevilla.

Los cambios en la gestión del servicio de aparcamiento regulado, la zona ORA, que ha traído el nuevo año con el estreno de la ordenanza de movilidad sostenible no dejan de dar sustos. A la queja por la limitación a una tarjeta de residente por vivienda, denunciada hace días por Foro, se suma la variación que afecta a las personas con movilidad reducida. La nueva normativa crea una tarjeta de residente para este tipo de personas en la que se exige, además de la solicitud y acreditar la identidad del beneficiario, presentar la tarjeta de estacionamiento para personas con movilidad reducida que expide la comunidad autónoma y estar empadronado en Gijón o poder acreditar que el lugar de trabajo está en la zona ORA gijonesa. Esta tarjeta cuesta 45 euros, como la del resto de los residentes, pero con la diferencia de que vale para todas las zonas de aparcamiento regulado.

Hasta ahora bastaba con tener la tarjeta de estacionamiento para personas con movilidad reducida para poder aparcar tanto en las plazas reservadas para el colectivo como en toda la zona azul. La exención del pago de la ORA se les reconocía en la ordenanza fiscal. Y no tenían que hacer ninguna gestión ante la Empresa Mixta de Tráfico para sacar otra tarjeta nueva.

Por otra parte, y en cuanto a la limitación de las tarjetas de residente por vivienda, la otra reciente polémica en torno a la ORA, el Partido Popular ha diseñado una batería de iniciativas de cara a los próximos dos plenos. Al de la semana que viene tienen previsto llevar un ruego para que el gobierno municipal proceda a suprimir esa cuestión de la ordenanza de movilidad. Y para la sesión de febrero tienen en marcha la presentación de una propuesta normativa que abre la puerta a que sea el Pleno, si consigue la mayoría necesaria, quien elimine de manera directa esa limitación. “El objetivo es que el equipo de gobierno rectifique ante el agravio que se crea con esta injusta medida”, explica la edil popular Ángeles Fernández-Ahúja al tiempo que hace un llamamiento a la unión de los partidos de centro-derecha en esta acción “abandonando intereses partidistas con cálculo electoral”.

El PP tiene previsto volver a salir a la calle el viernes con una mesa informativa sobre sus actuaciones para “eliminar la persecución al coche”. El PP ha llevado a los tribunales la ordenanza de movilidad. Igual que Foro.

Compartir el artículo

stats